Equipo A Tu Salud Web – Con información de agencias

Luego de haberse comprobado a mediados del año 2010 la efectividad del gel tenofovir en la prevención de VIH en el sexo vaginal, una nueva investigación, emprendida por las universidades de Pittsburgh y California en Los Ángeles, y financiada por los Institutos de Salud Pública de EEUU, arrojó resultados que indican también una potencial eficacia del producto en la prevención de la enfermedad en el sexo anal.

Los resultados del estudio conocido como RMP-02/MTN-006, presentado en el marco de la 18 ª Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI), celebrada recientemente en la ciudad de Boston (EEUU), exponen a la comunidad científica posibilidades de protección ante una de las prácticas sexuales consideradas más riesgosas en el contagio de la enfermedad, por el espesor del recubrimiento rectal, cuyas células son 20 veces más propensas al ataque del virus que las de la vagina.

Según los autores del estudio, Peter Anton, MD, profesor de medicina y director del Centro de Investigación para la Prevención de la Universidad de California; e Ian McGowan, MD, Ph.D., investigador co-principal de la Red de Ensayos de Microbicidas (MTN) y profesor de medicina en la Universidad de Pittsburgh, el análisis midió los efectos del microbicida en 18 voluntarios, hombres y mujeres, que tomaron el antiviral en su versión oral y tópica, durante un día, para luego comparar esos resultados con el efecto del gel aplicado en casa durante una semana. A partir de esas condiciones, se tomaron biopsias de la mucosa rectal de los participantes, que posteriormente fueron expuestas al virus.

Como resultado, se pudo constatar que el efecto antiviral sólo se hizo significativo cuando la aplicación del bactericida alcanzaba los siete días de aplicación previa. Asimismo, la mayoría de los voluntarios sujetos al estudio manifestaron efectos secundarios gastrointestinales que, de acuerdo a declaraciones de ambos científicos, podrían superarse con el desarrollo de una formula específica del medicamento para la zona, que contenga menos glicerina.

En tal sentido, ya se emprendió un nuevo ensayo clínico denominado NTM-007, donde 60 voluntarios usan una versión reformulada del gel tenofovir, que resulta menos irritante para la zona rectal y, en consecuencia, podría ser mejor tolerado por los usuarios.