Equipo A Tu Salud Web – Con información de agencias

La prevención de las enfermedades cognitivas relacionadas con la demencia senil, sigue siendo un tema de investigación para la ciencia. Un estudio reciente, realizado en el Instituto de Neurociencia de la Universidad de California (EEUU), reveló que desempeñar frecuentemente actividades cognitivas estimulantes, como leer, escribir y juegos de habilidad mental, logran reducir los niveles de la proteína beta – almiloide, relacionada con la aparición del mal de Alzheimer.

Esta proteína se concentra formando placas impenetrables, que son capaces de afectar la transmisión entre las células nerviosas del cerebro, impidiendo el cumplimiento de las funciones cognitivas básicas.

A pesar de que estudios previos ya han sugerido que realizar actividades mentales estimulantes, podría contribuir a evitar el Alzheimer en la edad adulta, este trabajo identifica el factor biológico que determina la llegada de la enfermedad, lo que puede ayudar a diseñar nuevas estrategias en los tratamientos.

"Más que proporcionar resistencia a la enfermedad de Alzheimer, las actividades intelectuales pueden afectar el proceso patológico primario de la enfermedad", indicó William Jagust, miembro del equipo de investigadores. Según el científico, esto indicaría que la terapia cognitiva podría modificar la enfermedad si el tratamiento se aplica antes de que aparezcan los síntomas.

Para llevar a cabo la experimentación, los investigadores pidieron a 65 adultos sanos, cognitivamente normales y mayores de 60 años, que indicaran la frecuencia con la que realizaron actividades como la lectura de libros o periódicos, escritura de cartas o correos electrónicos.

Los participantes fueron sometidos a una serie de pruebas neuropsicológicas para evaluar la memoria y otras funciones cognitivas.