La langosta se convierte en uno de esos alimentos del mar que, junto al popular caviar, destaca por ser un producto que usualmente se consume de forma ocasional, debido sobretodo a que tiende a ser considerado como un alimento costoso y de temporada. Langosta

Es un marisco que, en el mar, pueden llegar a vivir más de 50 años en libertad, destacando su curioso color azul oscuro, que al momento de cocerlas tienden a adquirir su color rosado tan característico.

Lo más habitual es que las langostas se vendan vivas, dado que su carne se suele estropear rápidamente con muchísima facilidad, por este motivo si se desea disfrutar tanto de todo su sabor como de las principales propiedades de la langosta, lo más adecuado es prepararlas rápidamente.

Esta receta, cortesía del restaurante Koi en la Isla de Margarita, es una excelente opción para comer en el almuerzo, pues provee al organismo de proteínas de gran calidad, derivadas de la carne de la langosta, así como de los beneficios nutricionales de los vegetales salteados que se usan para su elaboración.

También puedes consultar: VIDEO | Cola de langosta

Fotografía: Alejandro Córdoba

Ingredientes:

  • 200 gr de cola de langosta.
  • 200 gr de vegetales salteados.
  • 150 gr. Wakame.
  • Salsa Thai.
  • 50 cc de salsa de anguila.
  • 50 cc de salsa de soya.
  • 1 cucharada de jengibre.
  • 1 cucharada de cebollín picado.
  • 1 cucharada de miel.

Preparación:

  1. Cocina la langosta, corta a la mitad y saca toda la carne que puedas, luego reserva el caparazón.
  2. Saltea los vegetales con aceite de oliva en un wok muy caliente. Cuando te decimos vegetales nos referimos al pimentón, el calabacín y la cebolla.
  3. Pica la cola de la langosta en medallones y salta en una salsa thai preparada con jengibre, cebollín, salsa de soya, un toque de miel y un toque de wacame.

Fuente: Natursan

También puedes consultar: Langosta salteada