Fuente: Saludalia – ATS Web

La dermatitis atópica es una afección de la piel la cual se genera debido a algunos componentes que tienen los alimentos tales como huevos, leche de vaca y maní. Esta enfermedad crónica es muy común en la infancia y se manifiesta en los niños con picores, ya que su piel se seca en exceso.

El doctor Vicente Alonso, dermatólogo del Hospital Nisa 9 de Octubre, de España, afirma: “Los brotes producen inflamaciones y eczemas que aumentan la necesidad de rascarse, lo que incrementa el riesgo de infecciones y el engrosamiento de la piel, problema que no hace sino acentuar más el picor. Se crea así un círculo vicioso que, además, genera estrés en los pequeños y puede hacerles más inquietos y excitables”.

Información directa a los niños

La tortura que padecen los niños que sufren de dermatitis atópica, los hace rascarse cada vez que sufren unas ganas irreprimibles de hacerlo. Lo ideal es que aprendan distintas formas de cómo hacerlo sin correr el riesgo de que se produzca alguna infección.

Lo recomendable y lo permitido por los dermatólogos es rascarse con los nudillos, con las yemas de los dedos o presionando con cuidado la zona irritada, también es recomendable que se aplique frío ya que esta redice la vasodilatación responsable en ocasiones de la inflamación en la piel.

Pautas en higiene e hidratación para prevenir

Para evitar o reducir la aparición de brotes y eczemas, existen unos hábitos higiénicos y de hidratación adaptados a las necesidades de las pieles afectadas.

Evitar los baños prolongados o tomar duchas no más de cinco minutos, evita que la piel se seque debido a la cal y que se irrite a causa del cloro. Limpiarla con productos sin jabón y con aceites grasos, los cuales son ideales ya que forma una película sobre la piel e impide la absorción de la cal; usar las manos para enjabonar y secar palmeando en lugar de frotando son algunas de las pautas higiénicas necesarias para el cuidado de la piel atópica.

La hidratación es indispensable, debido a su capacidad de proteger y suavizar la piel es por ello que sobre pieles atópicas se recomienda aplicar varias veces al día capas finas en lugar de una solo más densa, ya que una piel “taponada” corre más riesgo de sufrir infecciones. Conviene, asimismo, lavarse bien las manos antes de aplicar la crema y repartirla sobre la piel con suaves toques. Es importante evitar la aplicación de cremas sobre eczemas o lesiones producidas por el rascado.