Las bebidas isotónicas, deportivas o rehidratantes son aquellas que en su composición contienen la misma concentración al líquido plasmático hallado en el cuerpo.  Además,  distintos azúcares y sales minerales capaces de ayudar a reponer las diferentes sustancias que se pierden con la sudoración.

“Las bebidas rehidratantes al tener la misma concentración que los líquidos del cuerpo, hace que su salida del estómago hacia el intestino y su absorción en el mismo, sea mucho más eficiente que una solución muy concentrada” señala Adolfo Rocha Nutricionista Deportivo, Coach Internacional  y corredor.

Beneficios

Contribuye a la hidratación: Si se comienza la carrera tomando una bebida deportiva, la misma garantiza la cantidad de líquidos que el atleta necesita.

Estimula la sed: A veces los corredores no toman la cantidad de agua necesaria, mientras que las bebidas isotónicas al tener un poco más de sodio mantienen estimulada la sed.

Repone las sales perdidas: Al tener electrolitos- en este caso sodio-restablece la cantidad de sales que el atleta está perdiendo. Igualmente, favorece a que los líquidos no se pierdan tan rápido por el riñón.

Aporta carbohidratos: brindan la concentración exacta que el cuerpo puede metabolizar, ofreciéndole  energía adicional al atleta.

¿Cuándo tomarlas?

Antes, durante y después del preparación física. Lo importante es probarlas en los entrenamientos previos, para ir acostumbrando al organismo.

¿Qué cantidad debo tomar?

El corredor debe someterse a una taza de sudoración, pesarse antes de un entrenamiento, anotar la hora y el peso e irse a entrenar.  Al terminar el entrenamiento, no debe tomar nada de líquido hasta tanto se vuelva a pesar.  Una vez que sepa el total de peso, esa es la cantidad de líquido que debe ingerir antes de la preparación física, concluye el especialista.

Fuente: Adolfo Rocha Nutricionista Deportivo, Coach Internacional corredor. Twitter: @adolfofit / www.adolforocha.net / aerocha@bienfit.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad