Un grupo de especialistas reunidos en la XIV Reunión del grupo de trabajo de Disfunción Tiroidea y Déficit de Yodo de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, consideró que el diagnóstico precoz de las enfermedades tiroideas es crucial para prevenir complicaciones en todas las edades y, en especial, en los grupos de mayor riesgo, como son las mujeres gestantes.

En tal sentido, el coordinador del grupo de trabajo, Dr. José Carlos Moreno, señaló que durante la jornada también se  debatió sobre la importancia de valorar mejoras en la realización del cribado neonatal de hipotiroidismo, por ejemplo, utilizando un punto de corte más bajo de la hormona estimulante de la tiroides (TSH), determinado en la gota de sangre que se recoge a los bebés en el talón, con el fin de poder identificar más casos de Hipotiroidismo Congénito (HC) de esta manera.

También se discutió acerca de la detección del HC por el análisis de T4 (hormona tiroidea), o bien por la combinación de ambas hormonas: TSH y T4, lo que podría aportar ciertas ventajas, como diagnosticar precozmente un tipo de HC llamado ‘central’ y cuyas causas no radican en la propia glándula tiroides, sino en las órdenes hormonales que le llegan desde la hipófisis (situada a nivel central, en la base del cerebro) que produce la TSH que estimula al tiroides para que funcione.

Fuente. www.diariomedico.com

También te puede interesar:

Prueba del talón

Atención médica del recién nacido

Pruebas durante el embarazo