A pesar de que el hombre ha fabricado ropa para soportar las bajas temperaturas, la verdad es que hay que mantenerse lo más alejado posible del fuerte frío, ya que puede traer graves consecuencias para la salud.

Nuestros cuerpos tienen varias formas de defensa para aumentar la temperatura corporal si desciende mucho la temperatura del ambiente en el que nos encontramos; los dientes y los músculos empiezan a temblar y los vellos del cuerpo se erizan produciendo la piel de gallina.

Asimismo, el hipotálamo mantiene  los órganos vitales del cuerpo hasta entrar en calor y se encarga de conservar todo el calor necesario, así tenga que llegar a tal punto de sacrificar una extremidad. Por esta razón es que puedes llegar a sentir un hormigueo en lo dedos de las manos y de los pies cuando hace demasiado frío, ya que tu cuerpo estará manteniendo la sangre caliente, restringiendo el suministro de sangre en las extremidades.

Por otra parte, en casos de frío extremo y si la piel se encuentra expuesta ante este ambiente, se puede generar congelación, debido a esa reducción del flujo de la sangre caliente.

Fuente:  http://www.bbc.com

También puedes consultar:

¿Por qué temblamos con el frío?

La soledad produce sensación de frío

Crean pulsera que regula la temperatura corporal