Los padres que le comentan a sus hijos que son muy especiales pueden estar criando -sin saberlo- a un futuro narcisista.

Así lo reveló un estudio difundido en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences en el que participaron más de 500 niños que fueron encuestados con su padres por un año y medio.

Según los resultados de la encuesta, los hijos cuyos padres  le hicieron saber lo especiales que eran para ellos y para el mundo,  tuvieron mayor posibilidad de tener altas puntuaciones en los exámenes de narcicismo que aquellos pequeños que no tuvieron tantos halagos. Lo que indica que la calidez y la suavidad que tienen los padres con respecto a sus hijos podría aumentarles el ego.

Los pequeños que comentaron que los padres les decían que los querían y los amaban mucho tenían más probabilidades de tener una mayor autoestima, pero no presentaban narcisismo. Ellos no se veían como seres más especiales que los demás, sin embargo si se sentían felices con ellos mismos por su forma de ser.

A pesar de que los padres no tengan malas intenciones al decirle a sus hijos lo especiales que son para ellos, lamentablemente ese tipo de comentarios parece afectar  su forma de ser, aumentando las posibilidades de que sean narcisistas en vez de aumentarles el autoestima.

Fuente: http://www.semana.com/

También puedes consultar: