Tomar la decisión sobre el tratamiento de las fracturas de la muñeca puede ser complicado, según Mayo Clinic Health Letter. Una de las principales decisiones es elegir entre el tratamiento no quirúrgico y el quirúrgico.

A veces, la elección es clara; pero en otras ocasiones, no es así, pues se debe considerar la salud general del paciente, su estilo de vida, la capacidad para tolerar la cirugía y el deseo de recuperar completamente la funcionalidad de la muñeca.

Una fractura simple de la muñeca, en la que el hueso no se desplaza fuera de posición ni se pierde la estabilidad, generalmente puede tratarse sin cirugía; con una férula o un yeso que mantengan la estabilidad mientras la fractura sana.

Una fractura con desplazamiento del hueso, a veces se puede alinear nuevamente sin cirugía, mediante un procedimiento llamado reducción cerrada, en el cual se aplica tensión a lo largo de todo el brazo y muñeca a fin de manipular la fractura hasta alinearla correctamente. Cuando la reducción cerrada surte efecto y se mantiene el alineamiento correcto, una férula o un yeso permiten estabilizar el hueso mientras sana.

La cirugía para alinear y estabilizar la fractura, conocida como alineamiento abierto, generalmente se realiza cuando la reducción cerrada no logra alinear el hueso o no puede mantenerlo en su sitio. La cirugía permite estabilizar la fractura con clavos, barras, placas o tornillos. La operación suele también ser conveniente cuando la fractura se extiende hacia la articulación de la muñeca o la altera.

¿Operarse o no operarse?

En fracturas más complejas, la cirugía maximiza la probabilidad de que la funcionalidad de la muñeca sea la mejor posible después de la recuperación; mientras que el tratamiento no quirúrgico evita las posibles complicaciones de la cirugía, tales como infección, daños a nervios, vasos sanguíneos o tendones, dificultades con las piezas metálicas colocadas, o la necesidad de otra operación. Con el tratamiento no quirúrgico, la fractura podría no alcanzar la alineación óptima, lo que deriva en la pérdida del movimiento completo o de la funcionalidad de la muñeca.

Fuente: Mayo Clinic Health Letter, Enero 2015.

Comenta y se parte de nuestra comunidad