La excusa principal para no hacer ejercicio es la falta de tiempo. Sin embargo, con los siguientes tips que te ofrecemos, el tiempo ya no será un problema pues podrás entrenarte eficientemente en casa:

  • Trapos de cocina

– Escala: Coloca las manos en el suelo, en línea con los hombros, y cada pie encima de un trapo de cocina. Tu espalda debe estar estirada, sin hundir la zona lumbar. Desliza el pie derecho, llevándolo hasta tu codo izquierdo, rotando un poco la columna, luego vuelve a la posición inicial y repite el ejercicio con la otra pierna. Ten precaución si el piso está resbaloso para que no te hagas daño.

– Isquiotibiales: Túmbate en el suelo, boca arriba. Apoya los talones en los trapos, doblando las rodillas. Mantén tu glúteo elevado, cuidando la curva lumbar. Desliza tus pies hacia delante y hacia atrás, cuidando no resbalarte.

  • Garrafa de agua de 5 litros

– Sentadilla 1: Separa tus pies ampliamente y abraza la garrafa de agua contra tu cuerpo. Flexiona las rodillas dirigiéndolas hacia las puntas de los pies, pero sin sobrepasarlas. Baja todo lo que puedas manteniéndote derecha. Haz una pausa de 5 segundos en el punto más bajo para volver a subir.

– Sentadilla 2: Toma la garrafa por el asa con las dos manos. Flexiona manteniendo los brazos estirados, luego sube y tira de la garrafa hasta tu barbilla, manteniendo los codos bien altos.

  • Sofa

– Step up: Apoya uno de tus pies en el brazo del sofá. Sube y baja las caderas, manteniéndote derecha.

– Flexiones de rodillas: Apoya tus rodillas separadas en el sofá estando boca abajo. Coloca tus manos sobre el sofá, con mayor separación a la anchura de los hombros. Flexiona los codos formando un ángulo de 90°, luego vuelve a extenderlos completamente. Recuerda mantenerte derecha.

Fuente: Women’s Health

También puedes consultar: