Los bebés tienen el 75% de agua en su cuerpo el cual en edad adulta ese porcentaje puede disminuir en un 15%, lo que hace que este líquido sea el recurso natural más necesario del planeta.

El agua es importante para trasportar los nutrientes al interior de las células, ayuda a la digestión, elimina toxinas, evita el roce en las arterias y mantiene la temperatura corporal en control por medio de la traspiración.

A pesar de que lo recomendable es tomar dos litros de agua diarios, hay casos en los que la alimentación con altos niveles de sodios, arduos ejercicios y los climas calurosos –sin mencionar diarreas o vómitos- pueden hacer que la persona necesite un poco más. Es importante acotar que el agua también  se puede obtener por medio de frutas y verduras que están compuestas por un alto porcentaje del líquido.

Si el mundo entero tuviese mayor acceso al agua potable, familias de pocos recursos podrían tener huertos y ganados saludables lo que convierte en un suministro equilibrado de alimentos que no portarán enfermedades y mucho menos muertes, traduciendo todo esto en una mejor y más sana nutrición a nivel mundial.

Fuente: http://www.vanidades.com/

También puedes consultar: