Si tu bebé presenta los siguientes signos, te recomendamos acudir a un médico especializado y comprobar si tiene algún problema de audición, mediante una audiometría:

  • No se altera frente a ruidos fuertes a partir del primer mes de nacido.
  • No voltea buscando de dónde proviene algún ruido fuerte a los 3 o 4 meses.
  • Solo se concentra en aquellos sonidos que puede percibir mediante la vibración.
  • No sabe que su madre o padre está presente si no lo ve.
  • Hay retraso al entender o hablar.
  • Deficiencia al pronunciar palabras simples como mamá o papá al año de edad.
  • Se le dificulta sostener su cabeza fijamente.
  • Requiere de apoyo al caminar y se sienta lentamente.

Fuente: El Popular

También puedes consultar: