Infidelidad, ¿Hay esperanza?

Infidelidad, ¿Hay esperanza?

Por. Katherine Mazzei

La infidelidad se refiere a una situación (o situaciones) en la que la personas mantiene relaciones amorosas con una persona externa a su vínculo oficial. Las causas suelen ser múltiples y varían dependiendo de las personas y la pareja en sí.

Regularmente, las mujeres son infieles porque perciben que su pareja ha perdido el romanticismo, la atención y empiezan a sentir invisibilidad y soledad. La mujer usa como excusa la infidelidad para que alguien más las haga sentir vivas; en otros casos, se presenta la infidelidad por venganza, pues el hombre ya les ha sido infiel o sienten que deben hacerles pagar por algo.

Por otra parte, los hombres son infieles por influencias culturales machistas o porque experimentan falta de afecto o atención, empiezan a acumular resentimiento y se presenta la infidelidad. La pareja empieza a separarse sin darse cuenta.

Hay personas que son infieles por constitución o por crianza, probablemente vivieron casos cercanos como padres infieles; o personas que tienen trastornos en la conducta y el autoestima y necesitan acumular premios o trofeos, hablan de las personas como cosas. Estas personas incluso quizás tengan que ir a terapia y medicarse para no tener impulsos y dejar de ser promiscuos.En otros casos, cuando es un tema eventual, que sucedió por falta de afecto o por desconexión.

infidelidad-a-tu-salud2

¿Quién sufre más? ¿De quién es la culpa?

Ambos sufren, el infiel porque sufre de ansiedad, angustia; y la persona que sufrió la infidelidad puede bajar su autoestima, preguntarse qué hizo mal, qué tiene la otra persona que yo no tenga. Ambas personas tienen que hacer auto-observación, el infiel debe preguntarse por qué lo hizo, qué no tiene o siente qué le falta de su pareja, qué es aquello que dije y que no me llego, por qué no me fui de la relación antes de ser infiel. Por otro lado, la persona que sufrió la infidelidad poner a un lado el papel de la víctima y preguntarse de qué no se dio cuenta, qué no escuchó.

¿Hay esperanza?

Sí, si las personas entienden que la falla tiene remedio. La falla no es la infidelidad, la infidelidad es una consecuencia. Debe haber equilibrio en la pareja y ganas de mejorar por parte de ambos. Las fases de recuperación incluyen la auto-observación, la petición de disculpas, dejar al amante y la acción correctiva por parte de ambos es fundamental. Es una situación sumamente difícil, pero no imposible de superar. Con cariño, entendimiento, comunicación e interés todo es posible.

Fuente: Belkis Carrillo, psicóloga, corriente cognitivo-conductual

Twitter: @Psicoespacio

Instagram: @Psico_espacio

Belkiscarrillo.com

También puedes consultar:

Comentarios

Artículos Similares