Cómo influye la Juguetería erótica en la salud

Cómo influye la Juguetería erótica en la salud

Equipo de redacción A Tu salud

En el 2008 la ONG Greenpeace lanzó una serie de reglas practicar sexo sin perjudicar el planeta. Las medidas pasaron por apagar las luces durante el coito, consumir afrodisíacos naturales, reciclar los juguetes sexuales, bañarse en pareja o evitar el derivado del plástico PVC , para evitar las emisiones tóxicas al medio ambiente.

Este informe de la organización, fue el punto de arranque para Gabriel C., fundador y director de “L’Arbre des plaisirs”, una las primeras boutiques de juguetes sexy sin ftalatos, producto químico que hace que el material plástico sea más flexible. Razón por la cual pesó en vender productos sexuales que protegieran tanto al medio ambiente como a los consumidores. Actualmente por la alta demanda que tienen estos tipos de productos, factura en torno al medio millón de euros.

La boutique “L’Arbre des Plaisirs” igualmente tiene muy presente su compromiso con el medio ambiente: recicla juguetes sexuales de tipo electrónicos y por cada juguete que vende, planta un árbol en los bosques tropicales.

La tienda erótica “Los Placeres de Lola” abrió sus puertas hace ahora 10 años en el barrio de Lavapiés de Madrid y que se ha convertido en referencia irrefutable. Según la responsable, Sara Pérez, ya hay mayor sensibilidad hacia los materiales que utiliza esta industria y sus consecuencias. Ya que hasta hace poco no se asociaba la juguetería erótica con la salud, pero, favorablemente, esta visión está cambiando a lo largo del tiempo y de manera muy considerable.

Hoy los materiales muy utilizados como el PVC, el látex o cualquier otro plástico están empezando a retirarse y a desaparecer del mercado. La razón, es la porosidad: “Cuanto más porosos son los materiales del juguete, más fluidos absorbe, más difícil es de higienizar y más residuos suelta. Los componentes más recomendables son: la silicona de uso médico, el cristal de borosilicato y el acero”, añade la experta en sex toys.

Entre la gran gama de productos, Sara Pérez destaca: “Los huevos de cristal o de materiales semipreciosos, que fortalecen el suelo pélvico, y los lubricantes sin parabenos, que son dañinos solo en caso de alergias o intolerancia a los conservantes, según la FDA”. Sin embargo, “hay que tener cuidado con las glicerinas que actúan de lubricante, porque pueden alterar el pH de la vagina”.

Consoladores artesanales

La empresa artesanal BS Atelier utiliza maquinaria casi doméstica y, por tanto, con una consecuencia mínima sobre el planeta. Esta compañía se dedica a la fabricación de dildos artesanales (consoladores), los cuales son realizados manualmente, uno a uno. Cuando una fabrica pueden llegar a hacer 50.000 dildos en un mes; en el taller de Sabela Dopazo se tardan alrededor de unos 20 minutos en hacer uno, Además el producto se puede personalizar según los gustos y necesidades del cliente.

Sabela Dopazo, una de sus fundadoras y cuenta cómo surgió la idea: “Venimos de Bellas Artes, somos un grupo activista feminista que trabajaba con temática de género. De hecho, conocimos el dildo desde el punto de vista artístico y fotográfico. A través de la tienda Los placeres de Lola entré en el mundo de la sexualidad más desde un punto de vista educacional y terapéutico. Ahí vimos que había un hueco en el mercado de fabricación de dildos artesanal, de forma sostenible, ecofriendly y con materiales que no fuesen nocivos para el cuerpo… y nos lanzamos”. En el presente exportan a Estados Unidos, Canadá, Australia, Japón o China y están en las mejores tiendas de España.

Pero no solo eso, lo más importante es que el control de la manufactura es total: “Solo utilizan materiales de uso médico y farmacéutico, como la silicona, que es hipoalergénica e inocua, y no alteran el organismo. Otra de sus ventajas es que, aunque no es reciclable, esta juguetería “dura eternamente”, porque no es de usar y tirar, es para toda la vida. No desprende sustancias nocivas para el medio ambiente, dado que la silicona proviene del silicio de la arena, así que incluso su explotación no es tan nociva como la de otros materiales. Es esterilizable, ya que se puede hervir como una tetina de biberón.

En un punto en los que todos estos expertos en juguetes sexuales coincden es que como han ha crecido la concienciación en los usuarios de juguetes sexuales. “Antes”, los clientes iban a comprar y les daba un poco igual, el factor determinante era el precio. Ahora ya no, buscan productos con sustancias hipoalergénicas y que sean ecológicas.

Fuente: Elpais

Comentarios