La calidad humana no se mide en centímetros

La calidad humana no se mide en centímetros

0 207

Por: Janeth Kalaouz Adoumieh

Comentarios imprudentes, señalamientos innecesarios, risas hirientes son los recuerdos de quienes por verse o sentirse diferentes han tenido que coleccionar por años. Por fortuna, existen personas que sin importar cómo se ven en el espejo, entienden que las críticas inevitables no son razones de peso para alcanzar sus metas.

A Tu Salud conversó con una de ellas: Ricardo José Guerrero, quien midiendo 1.28 m de estatura es presidente de la Fundación Pequeño Gran Mundo Venezuela y el activista más resaltante de las organizaciones que luchan en en el país por los derechos de los individuos de baja talla. La idea de su proyecto es lograr borrar ese estigma que ha existido históricamente con respecto a las personas de baja estatura, de que solo nacieron para hacer reír a otros en circos.

“Yo soy pequeño pero eso no me impide hacer las cosas que puede hacer cualquier otro ser humano”, cuenta el además licenciado en Educación y actualmente tesista de la Escuela de Antropología de la Universidad Central de Venezuela. A pesar de ello, no vaciló en expresar que ha vivido experiencias desagradables como ser el centro de todas las miradas (y no por las mejores razones).

“Recuerdo  que cuando tuve mi primera novia, toda la familia me rechazó porque físicamente era distinto a la que en ese entonces era mi pareja, porque no cumplía con los patrones estéticos que están pautados en la sociedad. Terminamos, lo que por supuesto me dolió porque había amor entre nosotros, compartíamos muchísimo. Sentí que se me había acabado la vida. Sin embargo, pude superar esa etapa y hoy en día estoy felizmente casado con una mujer extraordinaria (de tamaño convencional) y puedo decir que hemos logrado una excelente relación”.

“En muchas oportunidades me sentía deprimido pero en algún momento determiné que debía reponerme y restarle importancia a cómo otros me percibían y esto también debo agradecerle a la gente que me rodeaba para animarme y aconsejarme. ‘Sigue adelante sin importar si se ríen de ti. Continúa, siempre continúa’ y así fue que comprendí que no hay razón para encerrarse y si hay miles de motivos para hacer mi vida de la mejor forma posible”.

“Y este es el motivo de la Fundación, convertirnos en un motor de impulso para animar a aquellas personas a que persigan sus sueños partiendo del hecho de que los límites los impones tú”, cuenta Ricardo.

Finalmente acota: “Quiero agregar que no hay mejores curadores que las personas que tengan nuestra misma ‘condición’, refugiarse en ellos en momentos donde se pierden las ganas es una excelente alternativa para reafirmar la autoestima. Pueden haber muchos psicólogos y psiquiatras que pueden ser vistos como herramientas, pero la clave está en comunicarse con alguien que se sienta como tú“.

Peter Dinklage demuestra que además de su talento actoral (demostrado en la serie de HBO,  Game of Thrones) tiene habilidades para el canto. Su 1,35 m no lo detienen para triunfar. Dice:

“Cuando era joven, definitivamente, eso me afectaba. Como adolescente, me amargaba y enfadaba. Pero al envejecer, te das cuenta que solo tienes que tener sentido del humor. Sabes que no es tu problema, es de ellos”.

En la cinta Corazón de león, Guillermo Francella interpreta a León Godoy, un hombre exitoso y simpático que mide 1,36 m y encuentra el amor con una abogada llamada Ivana Cornejo. Una cinta que narra que cuando el amor llega, no puedes hacer nada al respecto.

“Me faltan 40 centímetros. No es nada grave, es distinto”.

Importante: La sociedad debe entender que nadie es igual a otro. Nuestras diferencias como seres humanos son virtudes que nos hacen interesantes y eso es algo que debemos aceptar ya.

 

Fuente: Ricardo Guerrero, presidente de la Fundación Pequeño Gran Mundo Venezuela

También puedes consultar:

Comentarios