Alrededor del 80% delas personas entre 11 y 30 años tienen brotes de acné en algún instante de su vida, inclusive, puede aparecer después de los 40 o 50 años.

Según los especialistas de la Fundación Mexicana para la Dermatología, el acné es una enfermedad inflamatoria que afecta al folículo pilosebáceo.

En la adolescencia preexiste una mayor propensión a sufrir una que otra lesión, muchas veces causada por una falla en el balance de la producción de grasa.

Aqueja por igual a hombres y mujeres, si bien tiende a ser más severo en los varones por la presencia de testosterona. En ocasiones, los elementos que pueden empeorar un problema de acné son: el maquillaje, las cremas no apropiadas en la cara, algunos medicamentos, la auto prescripción, el abuso de vitaminas y las alteraciones hormonales.

Remedios naturales para combatir el acné

El origen del acné sigue siendo un misterio; No obstante, para combatirlo, es necesario estar en contacto con el aire y el sol y practicar algún ejercicio.

Igualmente, es necesario eliminar todas las sustancias tóxicas almacenadas en el organismo, así como normalizar las funciones intestinales. Entre las plantas medicinales que ayudan a combatir y reducir el acné están:

 Ortiga menor. Purifica la sangre y estimula la formación de glóbulos rojos. Se sugiere beber un litro de esta infusión a lo largo del día para luchar el acné. Se usa una cucharadita de hierbas por taza, se deja reposar hasta que la infusión adquiera un color verde claro y se bebe a sorbos.

 Diente de león. Se coloca en remojo una cucharadita colmada de raíz de diente de león durante 12 horas en un cuarto de litro de agua fría. Inmediatamente se calienta, se cuelan las raíces y se bebe a sorbos, la mitad media hora antes del desayuno y la otra mitad después.

 Col. Para las afecciones de la piel; granos, pústulas, ampollas, o quemaduras ejerce un valor reconstituyente de la piel, especialmente cuando se mezcla con un poquito de aceite de oliva. Se machacan las hojas frescas y aplican en forma de emplasto sobre la zona afectada de la piel.

 Lechoza. Sus propiedades bactericidas son muy ventajosos para eliminar los granos, espinillas o barros del acné impidiendo, al mismo tiempo, que estos se infecten. Aplique una loción del jugo de lechoza sobre la piel afectada y manténgala durante 15 minutos. Luego limpie bien con agua fría.

 Avena. Se puede hacer una mascarilla usando 5 cucharadas de harina de avena con una cucharada de miel. Remueva y añada dos claras de huevo. Coloque la mascarilla sobre el rostro durante 30 minutos.

 Árnica. Haga un lavado de la zona afectada con el agua resultante de la infusión de una cucharadita de planta seca por taza de agua. Ponga unas gotas en una taza de agua y limpie la zona con un paño bien limpio.

Fuente: actitudfem