Óscar Misle tiene más de 30 años de experiencia profesional en la prevención de la violencia familiar y escolar. Es un reconocido educador, orientador, psicoterapeuta, locutor, especialista en derechos humanos y cofundador de Cecodap, organización venezolana de referencia en la promoción de la convivencia sin violencia.

A Tu Salud tuvo el placer de conversar un poco con Misle, quien recientemente publicó un libro junto a Fernando Pereira, titulado “Si los pupitres hablaran”. Nos comentó cómo lidiar con una situación de hostigamiento dentro y fuera de un salón de clases.

¿Quién es responsable?

“Si en un familia hay violencia o abandono, puede traducirse con el tiempo en un niño acosador o en niño maltratado. En el caso de la escuela, si ésta no actúa hay una responsabilidad por omisión de la institución. Si la sociedad en su conjunto no acepta que el bullying es un tipo de violencia, también la culpa recae en ella. Y los niños que son observadores pasivos ante los actos de abuso, de alguna manera son cómplices. Podemos decir que cada quien de acuerdo a su rol tiene que asumir un compromiso para prevenir, para evitar o para actuar cuando ya esté ocurriendo”, comentó el especialista.

En la medida que seamos intolerantes y se acentúe el no aceptar la diversidad y entender que todos somos distintos de alguna manera, eso equivale a que el acoso sea más regular.

¿Qué sucede si el acoso no es notificado?

“Hay muchas consecuencias. Una muy importante se trata de que la persona que ‘molesta’ utiliza el poder y además el miedo como herramientas para poder intimidar, agredir o hacerle daño a alguien, delante de unos testigos que de forma silenciosa le están aplaudiendo sus acciones. Y a medida que vaya creciendo va a tener conflictos en todos los aspectos de su vida: desde el personal hasta el laboral. También hay una implicación de tipo psicológico o de tipo de salud mental: la persona que es acosada, que tiene un concepto bajo de sí misma por todo lo que significó el rechazo, las burlas y las ofensas; tendrá problemas para socializar, para conectarse con su interior, siempre tendrá una necesidad de aprobación de su alrededor y cualquier crítica la tomará de mala forma. También puede suceder que se convierta en un ser humano agresivo porque de alguna manera todo eso que reprimió por tanto tiempo hace que en un determinado momento se desahogue y empiece hacer lo que le hicieron. Por estas razones es importante tratar a los involucrados a tiempo y evitar desastrosas secuelas tanto en hombres como en mujeres», añadió.

En la película "Matilda", el personaje principal es acosado pero curiosamente no por sus compañeros ni por su maestra, sino por su directora y familiares.
En la película «Matilda», el personaje principal es acosado pero, curiosamente, no por sus compañeros ni por su maestra, sino por familiares y la directora del colegio donde estudia.

¿Te está ocurriendo a ti o a alguien que conoces?

«Si un niño o niña sufre de acoso escolar, es importante hablar con la familia para sentir el apoyo y la protección de inmediato. De igual forma, esto no debe quedar en el contexto del hogar, hay que conversar con el colegio y permitirle al muchacho acosado que se exprese y no sólo sus representantes (jamás se le puede aconsejar que tome la justicia por sus propias manos). Es fundamental el apoyo profesional, en el caso, de que no pueda superar la vergüenza y los malos ratos vividos.

Es necesario que él o ella entiendan que no hay justificación ni excusa para ser vulnerado. Todos merecemos un trato cordial sin importar nuestras condiciones«, dice el autor de «Si los Pupitres hablaran» para finalizar la entrevista.

Si la escuela no actúa, se puede optar por ir a la Defensoría del Niño, Niña y Adolescente.

Les dejamos el trailer de «Precious» que narra la vida de Claireece «Precious» Jones, una adolescente obesa y analfabeta, víctima de diversos abusos.

Fuente: Óscar Misle, reconocido educador y orientador. Teléfono: (0414)2723374

También puedes consultar:

Comenta y se parte de nuestra comunidad