Según un estudio, las personas con tinitus, un zumbido u otro tipo de sonidos “fantasma” en los oídos, mejorarían con un tratamiento que le transmite pulsos electromagnéticos al cerebro.

La estimulación magnética transcranial (EMT) no está disponible para todas las personas con tinitus, pero el autor principal del estudio espera que algún día se utilice contiguo con los tratamientos existentes, como los audífonos y las estrategias de manejo de los síntomas.

Robert Folmer, del Centro Médico de Asuntos del Veterano de Portland y de Oregon expresa, “No creo que la EMT reemplace todo eso, sino que será otra opción para ayudar a algunos pacientes”.

Health and Science University. “El tinitus es más común en las personas con pérdida auditiva o que estuvieron expuestas a altos niveles de ruido. De modo que no suele estar asociado con lesiones auditivas”.

El tratamiento encierra la administración de corriente eléctrica por una bobina implantada en el cuero cabelludo. Eso crea un campo magnético que alcanza a las células cerebrales cercanas. “El campo magnético atraviesa el cuero cabelludo y el cráneo para interactuar con el tejido cerebral”, indicó Folmer. Estados Unidos aprobó la EMT para tratar la depresión.

Recordó que estudios previos habían confirmado que las personas con tinitus tienen una actividad neural acrecentada en las áreas cerebrales que están relacionadas con la audición, aun cuando no haya ruido.

“Cuando emitimos un pulso por segundo de EMT, la estimulación es suficiente para suprimir la actividad neural de esas regiones”, dijo.

El equipo analizó a 64 personas con zumbidos auditivos graves; al azar, la mitad recibió 2.000 pulsos de EMT durante 10 días hábiles consecutivos. El resto recibió una versión placebo de la EMT (grupo control). Cada sesión duró unos 35 minutos.

Posteriormente, durante seis meses, los participantes respondieron sobre la gravedad del tinitus.

El 56 %de los colaboradores tratados con la EMT mejoró con las 10 sesiones, cotejado con el 22 % del grupo control. “Algunos respondieron bastante bien -comentó Folmer-. Nos sorprendió que la mejoría se prolongara durante los seis meses de seguimiento. Pensé que si mejoraban, sería por poco tiempo”.

A los seis meses, el 66 %del grupo tratado con EMT había mejorado, comparado con el 38 % del grupo control. Ningún colaborador dejó el estudio por efectos adversos, aunque Folmer explicó que, a veces, la EMT puede provocar movimientos de la mandíbula o espasmos de los párpados. En esos casos, hay que reducir la intensidad de los pulsos.

En JAMA Otolaryngology-Head and Neck Surgery, el equipo publica que se requieren más estudios sobre la EMT antes de ofrecérsela a los pacientes con tinitus.

En un estudio previo, el doctor Jay Piccirillo, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St.

Louis, había hallado que la EMT no aliviaba el tinitus, pero ahora imputó la discrepancia con el nuevo estudio a las diferencias entre los grupos estudiados.

Los participantes del nuevo estudio, por ejemplo, eran más jóvenes, con tinitus más grave y muy bajos niveles de depresión con respecto de la cohorte de su estudio.

“Probablemente, la terapia tenga algún efecto”, indicó Piccirillo, que no participó del nuevo estudio. “Pero no sabemos a quiénes tratar ni dónde y durante cuánto tiempo aplicar la terapia.”

Fuente: noticias.yahoo