La proximidad del inicio del nuevo periodo escolar no tiene por qué ser un tiempo triste y lleno de angustia para los niños, quienes ven cómo se les terminan sus días libres y deben regresar a un largo periodo con una particular cotidianidad basada en normas, horarios y responsabilidades que cumplir.

Para ayudar a que ellos tengan un placentero regreso a clases, los padres tienen que echar mano a estrategias emocionales positivas de tal manera que logren la buena orientación de las inquietudes de sus hijos, su motivación y enfoque en todo lo bueno que han de vivir en el centro educativo.

En los días libres que quedan, se puede ir introduciendo poco a poco a los jovencitos en ese ambiente propio de cantidad de conocimientos que han de adquirir en las clases, pero de manera relajada y animada, lo que además ayudará a ver el estudio como algo interesante y divertido.

niños en museo a tu salud

Por ejemplo se puede aprovechar y hacer paseos a museos temáticos, mejor si están orientados a áreas que les gustan mucho a los niños como animales prehistóricos o salvajes, exploración marina o espacial, etc. También están los jardines botánicos en donde la naturaleza está servida para la aventura de explorar, descubrir y aprender de cuanta especie viva o mineral se encuentre ahí.

Otros sitios que no deben menospreciarse son los lugares históricos, donde pueden apreciar directamente algunas evidencias conservadas de batallas, trajes, utensilios de la cotidianidad, modos de vida, etc.; es decir, aproximarse a los restos reales de lo que en las aulas de clases solo conocerán a través de los textos y charlas de los maestros.

niño con dinosaurio a tu salud

Eso sí, como en toda ocasión y destino, nada captará la atención y provocará la inspiración de los niños si no es bien llevado y acompañado por el interés y entrega de los padres.

¿Y por qué no?, echen mano de los talentos artísticos guardados y hagan un poco de actores de época, narradores fantásticos, investigadores aventureros y hasta de profesores locos; todo es válido con tal de pasar un momento inolvidable y provechoso con los hijos.