El cabello es un elemento importante en la estética del cuerpo humano. Entre los cánones de belleza un pelo sano es tan importante como tener una piel o un cuerpo cuidado. Por ello es importante conocer qué le va mal a tu cabello.

Te contamos algunos elementos que maltratan tu cabello y que por lo tanto debes evitar.

  1. Usar productos agresivos para lavarlo. El pelo va acumulando suciedad a lo largo del día por su contacto con el ambiente. Es importante lavarlo tantas veces como sea necesario en función del ambiente en el que te muevas, pero evitando usar champús agresivos que destruyan las capas más superficiales de la cutícula y provoquen su deshidratación. Un producto de limpieza adecuado será aquel que posea un ph neutro y sin sustancias abrasivas.
  2. Utiliza el secador lo menos posible. Si aplicas un calor continuado sobre el pelo terminarás provocando la pérdida de las uniones entre las fibras que forman la capa externa, favoreciendo la pérdida de agua.
    Además, también puede ocurrir que el calor intenso aplicado con movimientos bruscos cause la formación de burbujas en el interior de los folículos, haciendo que este pelo pierda el brillo natural.
  3. Cloro, un mal aliado. Debido a su ph ácido el cloro provoca alteraciones en las células que forman el pelo y la piel, haciendo que estas estructuras pierdan agua y se sequen. Si tu cabello se expone a esta sustancia de forma continuada, acabará dañándose y precisando de una renovación importante para recuperar su vitalidad.
  4. Tracción excesiva. Usar colas muy tirantes, moños de bailarina de ballet, trenzas de pequeño tamaño, en general todos aquellos peinados que impliquen una tracción importante provocarán su debilitamiento progresivo y finalmente su caída, sobre todo en aquellas zonas donde la tracción es mantenida y repetida en el tiempo.
  5. Decoloración. El uso de sustancias alcalinas como las que se emplean para aclarar el tono del pelo causan un daño importante en la estructura del cabello, ocasionando la rotura de los puentes entre las fibras de queratina, volviéndolo frágil y quebradizo.
  6. ¿Rizado o liso? La permanente, rizado o alisado permanente produce muchos cambios en el tallo piloso, volviéndolo un 17% más frágil. Se emplean sobretodo sustancias alcalinas que reorganizan la estructura química del cabello. Debido al efecto de estas sustancias, el pelo se vuelve más corto y más débil.
  7. El sol daña el pelo. Debido a que la piel y el pelo tienen una composición parecida, ambos se ven perjudicados por los efectos de los rayos ultravioletas. Una exposición excesiva al sol, estimulará un debilitamiento de las fibras de queratina, dando lugar a un pelo apagado y frágil.
  8. ¿Estresada? Vivir bajo estrés hace que no lleves una vida ordenada, cuidando poco tu alimentación, la cual se volverá en ocasiones monótona y poco sana. El pelo tiene entre sus componentes, minerales que adquiere de la dieta. Por ello, el déficit de determinadas vitaminas también produce un debilitamiento del pelo causando su caída. Es importante llevar una alimentación equilibrada, rica en frutas y verduras.

Fuente: Enfemenino
También puedes consultar:

Cómo controlar tu flequillo

10 tips que tu estilista quiere que sepas

¿Sabes qué es el Tontouring ?