“Una niña cuidando otra niña”. Muchas veces se escucha tal expresión para identificar a una adolescente que quedó embarazada por descuido. No es un problema menudo que le atañe a una sola persona, al contrario, tiene fuertes implicaciones sociales y económicas, convirtiéndose así en uno de los asuntos importantes a atender por parte de los gobiernos.

Entre las consecuencias se pueden nombrar: complicaciones en el parto, nacimientos de bebés con baja talla, aumento del riesgo de la madre adolescente de desarrollar con el tiempo enfermedades cardiovasculares y problemas respiratorios, además de presionar al alza la deserción escolar y la dificultad para encontrar un empleo en el área formal.

Ante este importante problema, cada 26 de septiembre se conmemora el Día Mundial de la Prevención del Embarazo no Planificado en Adolescentes, y las informaciones ebullen en estadísticas, señalamientos, análisis y estrategias por acometer. Pero la realidad sigue imponiéndose de manera alarmante.

embarazo en adolescente 3

Según datos  del programa de Telemedicina de la Universidad Central de Venezuela, de cada 100 mujeres que quedan embarazadas anualmente, 25 son adolescentes. Así es como Venezuela se ubica en el primer lugar de los países de Sudamérica con mayor índice de adolescentes embarazadas y el tercero en Latinoamérica, detrás de Honduras y Nicaragua.

Ser espejo y formador de una actitud sexual responsable

Pero para poder ejercer cambios en los adolescentes con respecto a su iniciación sexual, la responsabilidad que deben tener con la protección de su cuerpo y todas las implicaciones que tienen cada una de las acciones que en el área sexual toman, primero hay que educarlos correctamente en todo lo relacionado con sexualidad.

La ONG venezolana Agentes de Cambio en Salud Sexual (Acass), lleva a cabo varios programas orientados a brindar formación a jóvenes en temas relacionados con la salud sexual.

“Nosotros manejamos varios programas. Entre ellos uno en el que formamos adolescentes para que puedan ser voceros de información de prevención para sus compañeros.

Las estadísticas que hemos obtenido indican que los jóvenes les preguntan a otros jóvenes la información que necesitan saber a nivel sexual, sobre todo cuando van a iniciarse sexualmente. Entonces, si tenemos jóvenes que estén formados, que tengan la información correcta y hablen de prevención, pueden orientar a otros jóvenes”, dijo Katherine Gómez – psicóloga y directora del grupo ACASS (Agentes de Cambio en Salud Sexual).

embarazo en adolescente 2

La estrategia de ACASS es usar el efecto “espejo”, es decir, que los adolescentes se identifiquen con sus iguales, pero como estos últimos son a su vez están bien instruidos sobre el tema de protección y responsabilidad sexual, entonces darán la información correcta sobre sexualidad a sus contemporáneos. “A ellos los formamos en todos los módulos que tengan que ver en las áreas sociales, emocionales y biológicas del embarazo y de las infecciones de transmisión sexual; 25 horas que se dan en una semana. Posteriormente ellos realizan programas en sus colegios o en sus comunidades de prevención, que pueden ser tipo charlas, o juegos, o alguna actividad que involucre a otros jóvenes a los que ellos puedan darle la información que nosotros les impartimos”, explica Gómez.

Agrega que ACASS cuenta también con otros programas de formación para docentes, ya que ellos son otro grupo que tiene contacto con adolescentes y que puede observar conductas de riesgo en las unidades educativas e intervenir de forma oportuna.

La familia es el origen de un comportamiento sexualmente responsable

Pero antes que adolescentes y docentes está la familia. “Definitivamente uno de los elementos que nosotros consideramos importantísimo en la prevención es que los padres hablen de responsabilidad, de prevención, de cuidado de su sexualidad, desde niños a sus hijos. Que madres y padres sean la principal fuente de información y que se genere la suficiente confianza como para plantear cualquier duda que tengan, o cualquier información que les llegue pueden revisarla con ellos. Y eso solo se logra si se habla sin tabú y de forma natural en la familia, como es verdaderamente la sexualidad”, dijo la directora del grupo ACASS.

“Nosotros les explicamos a los padres y a todos los adultos que la sexualidad no significa coito sexual. La sexualidad implica desde la higiene, prevención, orientación sexual, la forma como te relacionas con los demás y que cada una de las etapas de vida tiene una información sexual que ellos necesitan”, destaca la también psicóloga.

embarazo en adolescente 4

Resalta que hacen hincapié en la importancia de que el origen de la información sea en casa, desde la infancia, porque sin lugar a dudas después la sociedad va a dar otra información, generalmente ligada a parámetros de interés comercial. A eso hay que añadirle la enorme influencia que generan las redes sociales en los adolescentes y que está contribuyendo a conductas sexuales irresponsables, erradas y hasta peligrosas. “Efectivamente ahorita con las redes sociales, por la amplitud de elementos que tienen a través del internet, los jóvenes desde muy temprana edad están expuestos a muchísimos estímulos sexuales que no necesariamente los pueden interpretar de forma adecuada. Por eso les sugerimos a los padres que exista un control y poner ciertas barreras tecnológicas que impidan, por ejemplo, que los niños o niñas puedan entrar a las páginas pornográficas”, dice Katherine Gómez.

 “Esta tiene que ser una formación que venga desde la infancia, para que luego en la adolescencia, que es una etapa de rebeldía natural y de exploración del mundo, el joven no cometa acciones que lo puedan poner en riesgo, no solamente a nivel sexual, sino a nivel de drogas, a nivel de comportamiento riesgoso. Entonces, que disminuya la probabilidad de que esté en contacto con elementos que después no pueda controlar”, resalta la experta.

Por otra parte, la experta advierte que los jóvenes están cargados de “mitos” relacionados con la sexualidad y la posibilidad de generar un embarazo no planificado: “Como que si soy virgen no puedo quedar embarazada, o si se eyacula ‘afuera’ (de la vagina) no va a quedar embarazada, o si tiene el periodo es imposible que quede embarazada. Por eso es que uno de nuestros talleres es para derrumbar esos mitos”, explica Katherine Gómez.

Por eso la importancia de generar información y educación en los jóvenes en todo lo relacionado con la sexualidad y las maneras de llevar su vida de manera sana, cuidada y responsable.

Agradecimiento:

Katherine Gómez – psicóloga y directora del grupo ACASS (Agentes de Cambio en Salud Sexual)

http://www.sexualidadyprevencion.org/

Twitter e Instagram: @acassvenezuela

katherinegomezr@gmail.com

Otra Fuente: En Venezuela, 25 de cada 100 embarazadas son adolescentes. El Universal, Venezuela, 29/09/2014