Una de las principales dudas que suele tener las futuras madres runners es perder la posibilidad de seguir corriendo, con los mismos hábitos, como antes de estar embarazada. A pesar de que no existe una verdad universal, y que siempre hay que consultarlo con tu médico porque cada embarazo es particular, estos serían los cinco consejos universales para salir a correr cómoda y segura en caso de que estés embarazada.Embarazo A Tu Salud

También puedes consultar: Claves para mejorar tu técnica de “running”

Ser consciente de que estas embarazada. Es raro que un médico prohíba el hecho de hacer deporte a una embarazada a no ser que exista un peligro real en la práctica. Si antes de quedar embarazada ya solías correr, seguramente no habrá mayor problema en que sigas en ello, pero en el caso de prácticas como la equitación o el esquí, puede que la cosa se complique con una caída, por lo que no suele ser aconsejable su práctica durante el embarazo.

No es momento de que te traces grandes retos. Ya salías a correr y ahora, embarazada, sigues corriendo. Está muy bien, pero ahora no es el momento de nuevas metas. Si solías correr 5 kilómetros, no te pongas nuevos objetivos como correr 10km. Por otro lado, incluso las corredoras regulares pueden encontrar más apetecibles las actividades de bajo impacto, como la elíptica o la natación, en lugar de las carreras durante el embarazo, ya que pueden surgir complicaciones como los dolores de espalda debido a la postura o al “peso” de la barriga.Embarazo 1 A Tu Salud

También puedes consultar: Runtastic 6.0 permite competir por una mejor ubicación en un ránking de running

Escucha las señales de advertencia. Sangrado vaginal, mareos, dolores de cabeza y dolor en el pecho durante el ejercicio son señales para parar y hablar con tu médico antes se seguir adelante con la práctica. Un poco de malestar durante el embarazo – mientras se practica deporte o no – es normal, pero no debes luchar contra los elementos.

Prepárate para la incontinencia. Si durante el embarazo la incontinencia es uno de los “problemas” más frecuentes, se tiene menos capacidad para retener la orina, la cosa se complica cuando practicas deporte estando embarazadas, sobre todo a la hora de correr, cuando el golpeteo contra el asfalto hace que se pueda perder la continencia mucho más fácil.Embarazo 2 A Tu Salud

También puedes consultar: Claves para mejorar tu técnica de “running”

Prepárate y equípate. Una barriga rebotando puede ser algo realmente incómodo a la hora de salir a correr estando embarazada y uno de los mejores recursos puede ser el llamado cinturón de apoyo, que te sujetará la barriga o al menos te aportará la sensación de “barriga sujeta”. También es interesante usar pantalones de compresión, que te ayudará contra las piernas hinchadas y tú misma te darás cuenta de que las zapatillas tampoco te sirven; es buen momento para comprarte unas nuevas.

Fuente: La Razón