Llevar a cabo un entrenamiento, ya sea en tu casa, en el gym o en un parque o en la playa, es preciso para sentirte mejor, conseguir tus objetivos estéticos y mantenerte saludable.

No obstante, ocurre muchas veces que por una cuestión u otra, nos entretenemos, bajamos intensidades y no aprovechamos al 100% nuestro momento deportivo. Por supuesto que hay días en los que estás en plena forma y otros en lo que, el solo hecho de pisar el gimnasio es un logro. Pero de todas formas  hay que anotar alto, intentar optimizar y hacer cada entrenamiento enérgico.

Entrenamiento

Al tomarnos el trabajo de ejercitar, si ya somos disciplinados o estamos buscando esa perseverancia, es idóneo que hagamos que valga la pena ese tiempo que estamos invirtiendo.

A  continuación se citan algunas formas  en la que solemos eludir o echar a perder nuestro momento de actividad física, con el objetivo de que lo notes si es tu caso, tomes conciencia de ello y lo corrijas.

Hacer lo que te da la gana: No hay que aburrirse en el tiempo de hacer ejercicio, pero requieres programarte las actividades, fundar objetivos, ejecutar valoraciones, planificar. Es la base. Por otra parte, trabajar de una forma balanceada y lógica es ineludible si no deseas lesiones ni descompensaciones musculares.

Ejercitar siempre la misma rutina de ejercicios: no es que esté mal hacer siempre lo mismo, pero para establecer adaptaciones para tu cuerpo, llámese perder peso, tonificar, mejora cardiovascular, etc. Requieres alterar los estímulos, cambiar tus programas de actividad con cierta regularidad.

Lee: Intensifica tu entrenamiento en la elíptica

mitos-sobre-el-entrenameitno-fisico

Estirar los tiempos de descanso o bajar intensidades: ya sea el tiempo que te usas entre series para echar un vistazo el móvil, la televisión, conversar, o que se trate de estar corriendo o andando a intensidades muy por debajo de tu potencial; siempre puedes apretar más. ¡Activate!

Saltarte el cool down: esto ocurre muchísimo y es alarmante. Es primordial estirar antes de dar por finiquitada la práctica deportiva. Nuestro cuerpo requiere volver a la calma, nuestros músculos al lugar de descanso. Y ni que hablar de que estarías evadiendo todos los beneficios de la flexibilidad.

estiramientos

El uso del móvil: todos caemos en esta trampa, hay que admitirlo. Ya sea para tomar una  foto para enviar al chat del grupo o colgarla en Instagram o contestar ese llamado de trabajo que siempre es urgente o para responder el mensaje de tu colega “que solo va a llevarte un momento”. Por tal razón, hazte un bien mayor, deja el móvil apagado, en silencio, en la taquilla o en tu casa.

Si estas cometiendo en algunos de estos vicios, toma nota, cambia para mejor y verás que tus resultados serán insuperables. Siempre se puede mejorar. Ser disciplinados y conservar el foco no solo va a perfeccionar tus entrenamientos y sus posteriores beneficios, si no que igualmente va a crear el hábito de la perfección en tu vida.

También puedes Consultar: ¿En que consiste un entrenamiento consciente?

Fuente: Nosotras