Por lo general cuando se habla de “reuma” las personas lo asocian a una condición de pacientes de la tercera edad. Nada más equivocado que eso.

Y esto es porque, por ejemplo, en el caso de la artritis reumatoide, esta comienza a afectar desde los 20 a los 40 años, llegando incluso a discapacitar, cuando las personas están en su mejor momento de etapa productiva.

“’Esto no me puede estar pasando a mí’, dicen los pacientes. “‘No, discúlpame, es que la artritis reumatoide prefiere a las personas jóvenes’”, nos contó la médico reumatóloga Yvonne Rengel.

La artritis reumatoide se define como una enfermedad inflamatoria, crónica, autoinmune. “La autoinmunidad es una condición inherente a sí mismo, a la persona. Uno carga la posibilidad de tener una condición. Es el caso, por ejemplo de la osteoartrosis, que son causas mecánicas, debes haber vivido un poco para que se desgastaran las articulaciones, para que se dañaran las articulaciones por razones mecánicas. Establece que simplemente tú naces con esa posibilidad y está esperando el mejor momento, o el empuje del ambiente, o un proceso infeccioso o cambios hormonales, para que aflore la condición”, explicó la especialista.

La artritis reumatoide se puede presentar de dos maneras en los niños:

1- Artritis reumatoide monoarticular, es la más sencilla y con mayor frecuencia. En esta está afectada una sola articulación, preferentemente articulaciones de miembros inferiores: tobillos, rodillas. En estos casos podría incluso no alterar las actividades diarias, pero la madre podría notar algo anormal. Por ejemplo, cuando está vistiendo al niño y se da cuenta de que tiene una rodilla más grande que la otra.

2-Artritis reumatoide poliarticular. En esta tres o más articulaciones se encuentran afectadas, preferentemente de manera simétrica. Esta puede ser más discapacitante o más limitante para el niño: ya no quiere participar en los juegos, o el día que le toca la actividad física en el colegio se comienza a quedar más atrás que los otros niños cuando corre, o muestra disgusto para hacer una actividad física.

3-Variedades sistémicas. En las cuales se acompañan de cambios constitucionales: fiebre, malestar general, trastornos hematológicos. Estos últimos pueden ser tan severos en este tipo de pacientes que muchas veces necesitamos del pediatra y del hematólogo para distinguirlas de otras patologías, por ejemplo un linfoma, por el grado de afectación que hay.

beneficios-fútbol-para-niños

En los niños lo más importante es hacer el diagnóstico temprano

Yvonne Rengel señaló la importancia de estar atentos a los signos de “alarmas fundamentales de lo que se llama artritis”, son signos comunes a muchas condiciones reumáticas.

Entonces, las articulaciones…

1- Se ponen rojas, se ponen calientes, se hinchan

2- Presentan dolor constante

3- Tienen limitación funcional

4- La condición es persistente en el tiempo, aproximadamente 6 semanas

“Los adultos pueden verbalizar, pueden decir ‘esto me molesta’, pero en los niños eso es un poco más difícil. Por eso es que las madres son nuestros aliados fundamentales porque nadie mejor que una madre para conocer a su hijo”, resaltó la médico reumatóloga.

En ese sentido, señaló que las madres, u otros familiares del entorno más cercano, tienen que estar atentos a cambios sutiles en el estilo de vida del niño. Eso podría ser un indicativo de una posible artritis reumatoide.

Es el caso, por ejemplo, si el infante…

1- Ya no quiere jugar como antes, sino prefiere más bien quedarse quietecito

2- Prefiere juegos en los cuales no tenga que correr ni caminar

3- Si antes le gustaba la bicicleta y ahora comienza a dejarla porque dice que le va a molestar

478-juguetes-para-ninos-bicicleta-a-tu-salud

La médico especialista agregó que el segundo aliado de los traumatólogos es el pediatra.

“La mejor persona que conoce a ese niño es su pediatra de cabecera. Porque él es capaz de decir ‘esto estaba o esto es nuevo’. Además de que hará un examen físico completo, porque a veces a las madres pasan inadvertido una inflamación articular que ahí no estaba antes”.

Entonces, la madre como el pediatra al descubrir un signo de alarma, envían el niño tempranamente al reumatólogo, y entonces el pediatara y el reumatólogo hacen ‘un trabajo de equipo, una llave’, ya que nosotros somos los expertos en tratar condiciones reumáticas y ellos nos van a apoyar en el seguimiento del paciente”, resaltó la galeno.

hacer-ejercicio-favorece-las-neuronas-en-los-niños-a-tu-salud

 

No cabe lugar a duda de la importancia dela observación atenta de los padres hacia el desarrollo y desenvolvimiento saludable de sus hijos, además de las revisiones médicas pediátricas para captar a tiempo cualquier anormalidad, incluyendo algún caso de la artritis reumatoide.

Agradecimiento:

Dra. Yvonne Rengel, médico reumatóloga

Teléfonos: 0424-2226694 / 0212-5519939 / 0212-4247174