La fibrosis pulmonar es una enfermedad progresiva y debilitante que se caracteriza por presentar una cicatrización constante en los pulmones, ocasionando dificultades para respirar. En esta enfermedad el tejido del pulmón se vuelve grueso y duro y la sangre no recibe el oxígeno suficiente para su funcionamiento regular.

Entre los síntomas más comunes de la fibrosis pulmonar se encuentran: dificultad para respirar, tos entrecortada y seca que no se logra erradicar con ningún medicamento, cansancio constante, pérdida de peso sin razón aparente, dolores en los músculos y en las articulaciones

Existen ciertos factores de riesgo que pueden influir en las causas que ocasionan esta patología; algunas de ellas son: exposición prolongada al polvo, metales o madera; fumar, infección viral y antecedentes familiares de personas que hayan padecido fibrosis pulmonar.

Diagnosticar esta enfermedad no es fácil, debido a que hay otras infecciones pulmonares que pueden causar confusión al momento de hacer un diagnóstico.