En familias con altos índices de cáncer de mama, las jóvenes adolescentes sufren niveles preocupantes de ansiedad, debido al riesgo que pueden tener de contraer el cáncer, según un nuevo estudio de investigación que será publicado en Pediatrics.Adolescentes 3

También puedes consultar: La crisis económica daña la salud mental de los menores

Para el estudio, los investigadores entrevistaron a más de 800 jóvenes entre las edades de 6 a 13 años y a sus madres en familias con y sin historial familiar del cáncer de mama. Es el estudio más grande hasta la fecha de jóvenes que crecen en las familias afectadas por el cáncer de mama.Adolescentes 2

También puedes consultar: Ayude a calmar el estrés de su hijo cuando cambia de colegio o nivel escolar

Los investigadores descubrieron que las jóvenes de familias con cáncer de mama no sufrían en general un ajuste psicosocial más pobre que el de sus compañeras. Pero las muchachas de las familias con riesgo de contraer cáncer de mama sí sufrían más ansiedad relacionada con el cáncer que las compañeras que no tenían un historial médico familiar de la enfermedad.
Y las jóvenes de familias con cáncer de mama tenían un riesgo percibido más de contraerlo. Un riesgo percibido más alto fue a su vez asociado con más ansiedad, que podría ser importante porque la ansiedad alta en la adolescencia se liga a asumir comportamientos de riesgo (por ejemplo, uso de tabaco y consumo de alcohol). Es importante señalar, que la preocupación/estrés y la ansiedad de la madre fueron asociadas con la preocupación y la ansiedad de la hija.

Canning: Caucasian Mother Helping Teenage Daughter Preserve Homegrown Fruits Vegetables

También puedes consultar: Estudio: Las nuevas tecnologías logran afectar el sueño de los adolescentes

Los autores señalan que es importante tener en cuenta estos resultados en tanto que las pruebas genéticas se vuelven más comunes. Se debe abordar cualquier inquietud de las hijas no solo por parte de las madres sobrevivientes del cáncer de mama, sino también por parte de las madres que no tienen cáncer pero que tienen una predisposición genética o historial médico familiar de cáncer de mama. Esto podría ayudar a las jóvenes de familias con cáncer de mama a lograr un desarrollo sicosocial óptimo y a reducir la angustia, estrés o ansiedad general relacionada con el cáncer.

Fuente: El Nuevo Herald