VIDEO | Miastenia Gravis: Síntomas y tratamiento

VIDEO | Miastenia Gravis: Síntomas y tratamiento

0 381

La miastemia gravis es una enfermedad que de raro tiene mucho, pero que puede ocurrir a cualquiera. Conoce más sobre esta enfermedad autoinmune, qué es, qué la causa, su diagnóstico, sus síntomas y su tratamiento yo, María Laura García, lo estaré explicando en este pequeño micro. No te lo pierdas.

La miastenia gravis es una enfermedad degenerativa y autoinmune que se caracteriza por una extrema debilidad muscular, que genera dificultad para sonreír, abrir los parpados o respirar.

Es causada por un defecto en la transmisión de los impulsos nerviosos a los músculos, y se presenta cuando el sistema inmunológico fabrica anticuerpos que dañan las propias células del tejido normal del músculo esquelético, porque las confunde con elementos extraños, y no como propios e inofensivos para nuestra salud, ocasionando debilidad muscular y fatiga.

El trastorno no tiene predilecciones raciales, sexuales o de edad, así como tampoco tiene ninguna predilección de herencia o consanguinidad. No es contagiosa, más bien, es una enfermedad poco común, la incidencia de la miastenia gravis se estima en 20/100.000. Las edades más frecuentes en presentar este trastorno son: mujeres entre los 20 y los 40 años, y en los hombres entre los 50 y los 70 años.

Los síntomas más característicos de la miastenia gravis es la afección ocular, la mala alineación de los ojos o también llamado estrabismo, y la caída de los párpados o ptosis. Tales síntomas pueden variar respecto a estados de ánimo, momentos del día, o emociones fuertes.

Hay síntomas que no se presentan en todos los pacientes que padecen de este trastorno, como lo son la debilidad facial, dificultad para masticar y deglutir, debilidad respiratoria y fatiga de los músculos de los brazos y las piernas, sin embargo, son síntomas en consecuencia de la enfermedad.

Para confirmar el padecimiento de esta enfermedad se hace una revisión del historial médico del individuo, luego se realiza un análisis de sangre para confirmar la presencia de anticuerpos inmunes, además de otros exámenes físicos y neurológicos.

Debe tenerse presente que un diagnostico a tiempo evita el progreso de la enfermedad, las consecuencias y aumenta las probabilidades de obtener una mejor respuesta al tratamiento y un mejor pronostico.

Comentarios