Iniciando a los niños en la práctica del running

Iniciando a los niños en la práctica del running

0 335

Aprovechando la cada vez más aceptada, y en vías de extenderse, práctica del running o carrera, vamos a hablar sobre la aplicación de esta actividad deportiva en los niños.

Los especialistas confirman que el running  sí es muy bueno para los niños, siempre y cuando se realice a una intensidad moderada, adaptada a la condición física del niño y con la claridad de que para ellos tiene que enfocarse más en una actividad lúdica y recreativa que en una competencia. “Correr para un niño debe ser, sobre todo, un juego”, dice la doctora Eva Ferrer Vidal-Barraquer, autora del libro “Cambia tu vida, ponte a correr” (Ediciones Oniro). ”Siempre es más sencillo hacerle practicar deporte si se trata de una actividad divertida, que él no sienta como una obligación”, añade.

Como la aproximación de los niños a esta práctica deportiva es diferente a la que hacen los adultos, la especialista destaca dos aspectos importantes que los padres deben manejar:

1- El niño debe recibir un refuerzo positivo de sus padres. Si estos explican a sus hijos lo que sienten al correr, ellos lo entenderán.

2-Hay que mantener la flexibilidad y adaptar la actividad física a la criatura, y a su capacidad de adaptación al ejercicio.

3- El niño no debe apreciar que es una obligación. Debe ser un juego y como tal, una actividad divertida para él. En esto es muy importante que los padres recuerden que el niño no es un adulto en cuerpo pequeñito.

Tal como les sucede a los adultos, es muy importante la selección del zapato deportivo adecuado para que un niño haga running con comodidad y seguridad, minimizando la posibilidad de lesionarse por un calzado inapropiado. Puede aconsejársele que involucre al niño en la elección, pero desde el principio tiene que orientarlo hacia aquellos zapatos que mejor se adaptan a su pie y que cumplen con las necesidades de buen soporte del tobillo, aguante y flexibilidad de la goma, según el tipo de piso donde correrá.

Por otra parte, Ferrer sabe muy bien que algunos padres pueden sentirse un poco desorientados en hallar la manera para vincular a los niños con el running. Por eso les sugiere lo siguiente:

1- Elija un circuito o un espacio donde correr no sea aburrido. “De este modo, las conocidas frases “me canso”, “me aburro”, no aparecerán, o como poco, tardarán en decirlo. Hay que ser realistas”, dice.

2- Lleve al niño a practicar running en espacios abiertos: de la naturaleza, en la playa, el parque, etc.

Fuente: abc.es

Comentarios