Aunque no sea un ingrediente habitual en la cocina casera, seguro que más de una vez te han servido en un restaurante algún plato en el que habrás visto una especie de espuma o aire lleno de sabor.

Pues bien, ese aire es muy sencillo de realizar, y con él podrás impresionar a tus comensales dándole un punto sofisticado a cualquier receta. Ahora que se acercan las fiestas navideñas podrás lucir como todo un gran chef simplemente usando un ingrediente, la lecitina de soja.

La lecitina de soja no es solamente una sustancia para su uso en la cocina, es un complemento dietético de gran importancia.Lecitina 1

También puedes consultar: Soja. Alimento que protege a la mujer de la osteoporosis

De la familia química de los fosfolípidos, se obtiene de la yema de huevo o por refinamiento del aceite de soja o girasol, y forma parte de muchos alimentos, usándose también para otras muchas funciones en la industria alimentaria tal y como alargar la vida de algunos alimentos, facilitar la mezcla homogénea entre ingredientes y evitar que las grasas se separen.

Hoy te mostramos cómo se comporta la lecitina de soja para su uso en la cocina a la hora de preparar aires, así como qué necesitas y cómo puedes hacer esta técnica, mucho más sencilla de lo que parece, para tus platos.Lecitina 2

También puedes consultar: Carne roja Vs la Soja

Cómo usarla para preparar un aire

  • Lo primero que has de saber es que para hacer un aire con lecitina de soja necesitarás un líquido como base. Este podrá ser cualquier líquido que se acople con el resto de los ingredientes de la receta, y que tenga un sabor bastante concentrado.
  • Es importante filtrar el líquido a través de un filtro muy fino, como uno de los de café, una superbag o incluso un paño de gasa limpio. No debe de haber ninguna partícula sólida, pues entorpecerá la creación del aire.
  • El líquido no deberá estar ni muy frío ni demasiado caliente. La temperatura ideal será de unos 20 a 40 grados, temperatura a la que mejor funciona la lecitina de soja. A temperaturas muy altas, por encima de 80 grados, la lecitina pierde propiedades y el aire no quedará con la consistencia adecuada para adornar tu plato.
  • La dosis será 0,3% y el 1% en relación al peso del producto líquido. Para eso utilizar una báscula de precisión, ya que si se excede del 1% tampoco se obtendrán buenos resultados.
  • Como no todo el mundo dispone de báscula de precisión, y las básculas de cocina habituales empiezan a pesar a partir de un gramo, se puede aproximar la cantidad calculando unos 200 mililitros de líquido con una proporción de 1 gramo de lecitina.
  • Una vez agregada la lecitina, se puede batir con una batidora de mano. El líquido debe llegar justo a donde acaban las cuchillas para así incorporar aire, que es lo que se necesita para que se forme la espuma.
  • Utilizar mejor por tanto un recipiente ancho mejor que alto, pues así hay mayor superficie de contacto y por tanto el aire entrará con mayor facilidad.
  • Batir durante un minuto aproximadamente, dejar reposar otro minuto para que adquiera estabilidad la espuma y sea más resistente. Una vez pasado este período de reposo, sirve cuidadosamente con una cuchara encima de la preparación cogiendo espuma de la superficie.
  • Como te imaginarás, los aires no se pueden preparar con antelación, por lo que es una técnica que se realiza justo en el momento de servir.Lecitina 3

También puedes consultar: Soja, frutos secos y vegetales colaboran con el tratamiento para bajar el colesterol “malo”

Fuente: Directo al Paladar