La sensibilidad dental es una dolencia muy común en la población que suele producirse por ingerir alimentos muy fríos o calientes. Quienes la padecen la describen como una fuerte sensación punzante y eléctrica en uno o más de sus dientes.

sensibilidadEsta puede deberse a muchos factores, entre los que destacan el deterioro del esmalte dental, la sensibilidad después de un tratamiento o algún tipo de lesión.

También puedes consultar: Remedios caseros para las quemaduras solares

Por fortuna, aunque no se trata de algo grave, hay varios remedios caseros cuyas propiedades actúan a favor del alivio del dolor. Sin embargo, si este es persistente y constante, lo mejor es consultar al dentista para determinar si se debe a una infección.

Bicarbonato de sodio. El debilitamiento del esmalte dental causa un dolor constante y malestar general. Si a esto le sumamos un exceso o deficiencia en la producción de saliva, es muy probable que la sensibilidad avance a otro grado de gravedad. Una forma de protegerlos contra este efecto consiste en aprovechar las propiedades del bicarbonato de sodio.

¿Cómo utilizarlo? Diluye un cuarto de cucharadita de bicarbonato de sodio en un poco de agua y realiza un enjuague bucal. También se puede utilizar como pasta dental con el cepillo de dientes.baking-soda

Sal. Un enjuague bucal de sal es otra buena solución para dar alivio a la sensibilidad. Gracias a sus propiedades reduce la presencia de bacterias y también controla problemas como el mal aliento.

¿Cómo utilizarla? Mezcla una cucharadita de sal en medio vaso de agua y realiza gárgaras dos veces al día.Sal

Aceite de canela. Esta solución es muy efectiva para calmar el dolor después de comer alimentos muy calientes o fríos.

¿Cómo utilizarla? Sumerge un trozo de algodón en el aceite y frótalo sobre los dientes doloridos después de comer.Canela

Aceite esencial de clavo. El clavo contiene una sustancia conocida como eugenol cuyas propiedades antiinflamatorias disminuyen el dolor causado por este problema dental. Su efecto puede durar hasta 30 minutos y da tiempo más que suficiente para que las molestias desaparezcan de manera espontánea. A su vez, su penetrante olor y cualidades antibacterianas ayudan a neutralizar la halitosis y las bacterias que lo ocasionan.

¿Cómo utilizarlo? Aplica varias gotas de aceite esencial de clavo en las áreas con más dolor. En caso de no contar con este, basta con masticar algunos clavos enteros.Clavos

Jengibre. La raíz de jengibre es otro de los analgésicos naturales que se utilizan para controlar los síntomas de varios tipos de dolencias asociadas con la tensión. Sus efectos antiinflamatorios aceleran la recuperación y controlan el neurotransmisor que se encarga de producir dolor.

¿Cómo utilizarlo? La primera alternativa es hacer gárgaras tres veces al día con su infusión. Sin embargo, también la puedes rallar y aplicar de forma directa en la zona afectada.Jengibre

También puedes consultar: Remedios caseros para humedecer la garganta reseca

Fuente: Mejor con Salud