La hipocondría es una enfermedad considerada como un problema psicológico que puede afectar a cualquier persona sin distinción de sexo, ni clase social.  Esta patología trae consigo  características  que hace crear en quien la sufre, suposiciones sobre padecer y reflejar síntomas de una enfermedad sin base objetiva; comúnmente es llamado por algunos como “el enfermo imaginario” o hipocondríaco.

La psicóloga y consultora organizacional Doris González, explica que la causa de esta patología es diversa, es por ello que en algunos casos la hipocondría ha sido encontrada en personas que desde niños fueron sobreprotegidos o cuidados por personas excesivamente preocupadas por la salud.

Lee: TOC. 10 síntomas que te servirán de alerta

Asimismo expresa que ocurre en personas depresivas o pesimistas, que no solo ven el mundo oscuro de la enfermedad, sino una concepción catastrófica de la vida; también se presenta debido a la poca satisfacción de la vida personal y por la muerte de algún familiar cercano que haya padecido alguna enfermedad crónica o una enfermedad grave.

Para el diagnóstico de esta enfermedad, indica la experta: “una persona que tenga el convencimiento de estar padeciendo por lo menos dos enfermedades físicas importantes, es considerada como hipocondríaca, por supuesto luego de descartar de que la enfermedad no es real”, de este modo, sugiere que lo esencial es contar con la colaboración de la familia, y con un médico aliado que contribuya a que el paciente acepte que sus enfermedades son imaginarias y su preocupación por la salud es exagerada.

hipocondria-a-tu-salud

Lee: Las enfermedades son el reflejo de emociones reprimidas

¿Soy hipocondríaco?

Uno de los síntomas destacables de esta enfermedad según la especialista, es la preocupación exagerada por la salud, generando así ansiedad en la persona. También se observa el vocabulario del paciente, que pasa a ser semejante al de un médico a la hora de describir enfermedades, síntomas y conocimientos sobre descubrimientos de nuevas enfermedades o tratamientos.

Las visitas a diferentes especialistas y el consumo de medicamentos, muchos de ellos sin prescripción médica, también forman parte de las características principales de esta patología.

Lee: ¿Sabes de qué se trata el Trastorno de Ansiedad Generalizada?

Es por ello que González explica que las personas, ante cualquier síntoma, por leve que sea, sentirán miedo de que su sospecha se convierta en una enfermedad grave.

El tratamiento para combatir este trastorno de ansiedad, debe ser comprendido por la familia, para que la persona acepte que su tratamiento no es médico, sino psicológico.

La psicólogo señala que una terapia cognitivo conductual conectará al paciente con la vida, con la riqueza de utilizar su tiempo en actividades gratificantes, además, le ayudará a diferenciar síntomas reales de imaginarios, a vincular su cuerpo al placer y no al sufrimiento, así como también a perder su temor a la muerte, que en definitiva es un temor a vivir.

Fuente: Licenciada Doris González, psicólogo,
dorisgh.wordpress.com, dgonzalezhernandez18@gmail.com