Muchas veces, el frío pone los codos ásperos y secos, y llega un punto que se vuelven incómodos para cualquier persona. Sigue estos pasos y verás cómo puedes solucionar este pequeño problema:

Necesitas: Bicarbonato,  un envase, aceite de almendre u oliva, un envoltorio plástico y jugo de limón.

Paso 1

Echa una cucharadita de bicarbonato en un recipiente, exprime el jugo de limón para hacer una pasta.

Paso 2

Frota la pasta en tus codos para remover la resequedad y la piel muerta.

Codos-a-tu-salud-

Paso 3

Enjuágate con agua tibia y repite dos veces por semana.

Paso 4

Esparce aceite de oliva o de almendras sobre tus codos. Envuélvelos en un papel plástico. Permite que el aceite penetre en la piel seca durante 20 o 30 minutos. Quita el envoltorio plástico y enjuaga el aceite. Aplica el aceite una vez al día o cuando tus codos se vean secos.

Fuente: Ehow en español