La calima o calina es un fenómeno meteorológico que  consiste en la presencia en la atmósfera de partículas muy pequeñas de polvo, cenizas, arcilla o arena en suspensión de manera constante.

La continua exposición a la calima puede traer consecuencias en la salud como daños respiratorios, rinitis, irritación ocular o asma.

Algunas personas son más susceptibles a los daños ocasionados por la calima, especialmente aquellas que padecen o han padecido enfermedades respiratorias.

Sin embargo, todos debemos estar atentos si al entrenar al aire libre, nos sentimos más fatigados de lo habitual, tenemos continuos ataques de tos o se nos dificulta mucho la respiración.

En líneas generales, la otorrinolaringóloga Sajidxa Mariño da las siguientes recomendaciones para protegerse de la calima cuando se entrena al aire libre:

– Al despertarse, o si es posible al mediodía, hacerse un lavado nasal para evitar que esas partículas hagan el estímulo en las fosas nasales y evitar también infecciones respiratorias.

-Para el lavado nasal la Dra. recomienda las irrigaciones nasales con preparaciones isotónicas que aún se pueden conseguir en cualquier mercado o farmacia.

-Bebe mucho líquido y evite lugares con ambientes secos.

Por otro lado, Soymaratonista sugiere evitar correr al aire libre si posee antecedentes médicos o si nota que le afecta al respirar. Es preferible complementar o realizar el entrenamiento con trotadora o cinta en un ambiente cerrado.

También puedes consultar: Calima produce enfermedades respiratorias y oftalmológicas