Las enfermedades cardiovasculares confirman la primera causa de mortalidad en todo el planeta. De hecho, solo en 2012 fueron responsables de cerca de 17,5 millones de decesos en todo el mundo. Una cifra que, según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), representa casi una tercera parte –más exactamente, un 31%– de todos los fallecimientos acaecidos ese año a nivel global, según publicación del portal ABC

En este sentido, deben destacarse sobre todo el ictus y la cardiopatía isquémica, primeras causas de enfermedad y muerte en el mundo occidental. Y de la misma forma, el papel que juegan la soledad y el aislamiento social. No en vano, un nuevo estudio llevado a cabo por científicos de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de York en Heslington (Reino Unido) alerta que la soledad y el aislamiento social aumenta en hasta un 30% el riesgo de sufrir una cardiopatía isquémica o un ictus.

Nicole K. Valtorta, directora de esta investigación publicada en la revista «Heart», explica que «nuestros resultados sugieren que las deficiencias en las relaciones sociales se asocian con un incremento del riesgo de desarrollo de la cardiopatía isquémica y el ictus. Así, combatir la soledad y el aislamiento social puede tener un papel muy importante en la prevención de dos de las principales causas de morbilidad en los países ricos».

Lee: Tomar calcio en la vejez reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular

oldlivesalone2_t670x470

La soledad es poco ‘cardiosaludable’

Diferentes estudios han revelado que la soledad se asocia con unas mayores cifras de presión arterial, con alteraciones del sistema inmune y con un mayor peligro de muerte prematura. Unos estudios, no obstante en los que no se había analizado la relación de la soledad con el ictus y la cardiopatía isquémica, razón por la que los autores evaluaron los datos de todas aquellas investigaciones publicadas al respecto hasta el pasado mes de mayo.

Específicamente, la nueva revisión –o ‘metanálisis’– contempló el análisis de los resultados de un total de 23 estudios llevados a cabo con la participación de más de 181.000 adultos entre los que se registraron 3.002 accidentes cerebrovasculares o ictus y 4.628 eventos asociados a la cardiopatía isquémica –entre otros, infartos de miocardio, anginas de pecho y episodios de muerte súbita.

Los resultados revelaron que el aislamiento social y la soledad se asocian con un aumento de un 29% del riesgo de sufrir un infarto o una angina de pecho, aumento que en el caso del ictus se establece en el 32%. Por tanto, como recuerdan los autores, «la magnitud del efecto de la soledad y el aislamiento social es comparable al de otros factores de riesgo psicosocial ya reconocidos, caso de la ansiedad o del estrés laboral».

Combatir el aislamiento

¿Puede concluirse que la soledad y el aislamiento social aumentan, y mucho, el riesgo de enfermedad y mortalidad cardiovascular? Según los propios investigadores, no, dado que «en nuestro es un estudio observacional, por lo que no se pueden extraer unas conclusiones firmes del tipo ‘causa y efecto’».

Sea como fuere, concluyen los investigadores, «nuestros hallazgos respaldan las preocupaciones en materia de salud pública sobre la importancia del contacto social para la salud y el bienestar de la población».

También puedes consultar: Los resultados del colágeno oral en la vejez

 Fuente: abc.es