Los protectores del poliamor aseveran que no solo se puede amar a dos personas a las vez, se puede amar a muchas más. Si bien su propia definición invite a pensar lo contrario, este tipo de relación abierta se halla muy alejada de la infidelidad. Aquí, todos los miembros de la “pareja” saben que no son los únicos que conservan una relación con esa persona, y no les importa.

Un nuevo tipo de relación

Las relaciones de pareja progresan con el tiempo. Lo que hoy nos parece admisible, por ejemplo, que dos personas vivan juntas antes de casarse o que hay parejas formadas por personas del mismo sexo, lo que  hace unos años era impensable. Lo mismo ocurre ahora con el denominado “poliamor”.

Este término especifica las relaciones de amor múltiple y fue acuñado en los años 90 cuando el movimiento comenzó a extenderse. Los poliamorosos logran conservar relaciones sentimentales con diferentes personas al mismo tiempo. Ellos preservan que cada uno de ellos les brinda valores y sentimientos distintos y que todos ellos tienen cabida en su corazón. Es un nuevo tipo de pareja abierta.

Sus partidarios protegen que no tiene nada que ver con la poligamia, en la que un solo individuo conserva relaciones con varias personas pero esas personas solo amparan relación con el primero. Aquí, todos pueden poseer varias parejas sin que pase nada.

Lee: Hábitos de las parejas realmente enamoradas

Las reglas del poliamor

N hay unas normas preestablecidas. Cada pareja puede poner las suyas propias e ir adecuándolas según las necesidades del instante. El poliamor no entiende de orientación sexual. Hay personas que logran conservar relaciones con un hombre y una mujer (o varios) al mismo tiempo en caso de que sean bisexuales.

El poliamor florece del problema que hallan algunas personas para conservar una única relación que satisfaga todas sus necesidades emocionales y sexuales. Pero eso no hace que los celos permanezcan completamente desterrados de la ecuación. Sobrellevar una relación en la que tu amante esté con otros puede forjar dudas, ansiedad e inseguridades. Por eso, antes de comenzar esta aventura deberás hacer un esfuerzo formidable por cambiar tu mentalidad monógama, porque aquí no hay infidelidad.

¿Qué ocurre con el sexo?

Cada persona es libre de conservar relaciones sexuales con quién desee, aunque el poliamor posee sus elementos en el amor. El sexo no es lo significativo, de hecho, se puede comenzar una relación poliamorosa sin conservar relaciones sexuales. Aquí lo trascendental es la relación de intimidad que se salvaguarda con diferentes personas.

Motivado a que cada uno de los chicos/chicas con los que salgas te brindará algo desigual a nivel personal.

También puedes consultar:  Celos profesionales: cuando tu pareja no soporta tu éxito en el trabajo

Fuente: ellahoy.es