Jane Karla Gögel siendo un bebé gateó más tiempo del normal. También, cuando se paraba para dar un paso, era habitual verla caer al piso. Tras varios análisis médicos, a los tres años de edad, le diagnosticaron poliomielitis.

Treinta y siete años después, y en una silla de ruedas, la brasileña cuenta que su trasegar no ha sido fácil, y más por el cáncer de seno que sufrió en 2010; aunque refiere con alegría, que la discapacidad está en la mente y mientras haya aspiración de salir adelante, las barreras se pueden superar y los sueños cumplir.

Así lo contó al portal elcolombiano.com

atleta-olímpica-brasileña

Lea también: Tobías. Un niño especial

Comenzó su carrera deportiva en la disciplina de tenis de mesa,  donde cosechó los más altos logros; llegando a ser la tercera en el ranking mundial de este deporte paralímpico y bicampenona panamericana.

Pero en 2010,  Jane debió enfrentarse a otra batalla: Un cáncer de seno. Aún colocándose quimioterapia, la llamada  “Rainha das Américas”, completó el Circuito Mundial en Río.

El tenis de mesa me hizo seguir adelante, me ayudó mucho, me hizo sentir viva de nuevo, recordó la atleta en una entrevista para el portal Panamericano.ig

Foto. ©Daniel Zappe/MPIX/CPB

Foto. ©Daniel Zappe/MPIX/CPB

La bicampeona continental en tenis de mesa, decidió en 2014 cambiar toda su carrera y emprender una nueva disciplina. Los dolores en las piernas le impedían seguir compitiendo como tenimesista, más su espíritu deportivo la llevó al tiro con arco, el cual practica en silla de ruedas.

Desde 2015, en este nuevo deporte, ha cosechado innumerables triunfos. Recientemente tuvo el honor de llevar la antorcha de los Juegos Olímpicos de Río, certamen en el que estará por tercera vez.

Además, fue la única deportista paralímpica entre 300 atletas convencionales compitiendo en la Copa Mundo de tiro con arco, en la que fue medallista de oro junto con los Parapanamericanos de Toronto, ese mismo año.

Jane-medalha-Parapan-2011

Lea también: La calidad humana no se mide en centímetros

“Confieso que fue difícil dejar ese deporte, pero no podía abandonar a mi familia. Estuve varios días sin practicar ninguna disciplina, hasta que vi los privilegios del tiro con arco. Desde que cogí un arco encontré tranquilidad y equilibrio mental y físico. Fue amor a primera vista”.

Felizmente casada, con dos hijos pequeños, su gran mensaje es que “Los obstáculos se pueden romper solo con una mente fuerte”.

Fuente: elcolombiano