Por: Marianhe Araque

El cuidado de los dientes primarios o dientes de leche, tiene tanta importancia como el de los dientes permanentes. Para ello, el odontopediatra William Carrasco, da las siguientes indicaciones:

“Cuando la madre termine de darle pecho o tetero al bebé debe limpiarle las encías con una gasa húmeda, porque la leche queda pegada de las mucosas y comienzan a salir las primeras caries con el azúcar de la lactosa”.

Lee también: Exceso de cepillado en los dientes ¿es malo para la salud bucal?

Asimismo, es importante tomar en cuenta que durante la noche,  el flujo salival es escaso y a muchos niños les dejan el tetero, lo cual es una conducta nada recomendable, porque la leche está en constante contacto con los dientes y se puede formar la llamada caries de biberón, una caries bastante agresiva.

Los dientes de leche cumplen la función de crear el espacio para los dientes permanentes, por eso “si sale un diente permanente antes de tiempo, el niño  comenzará a sufrir de problemas de maloclusión, es decir, el mal alineamiento de los dientes”, recalcó el especialista.

Otras funciones de los dientes de leche
  • Permite que el niño pronuncie correctamente las palabras, “si pierde los dientes primarios antes de tiempo puede sufrir de fonética”.
  • Otro aporte de los dientes de leche, es la buena masticación de los alimentos.
alimentos-a-tu-salud-
Foto: Alejandro Córdoba

Lee también: ¿Cómo se forma el sarro en los dientes?

En la medida que el niño tenga una salud adecuada de los dientes primarios, va a tener una buena dentición permanente.

Malos hábitos

La mayoría de los niños tiene el mal hábito de succionar el pulgar. Carrasco recomienda eliminar esta costumbre, porque el maxilar superior de los niños es un hueso esponjoso y es de fácil moldeo con la presión del dedo, por ello se puede formar un arco. Mientras que con la lengua, puede llevar los dientes hacia adelante y estos comienzan a salirse.

succión-del-pulgar-a-tu-salud-
Foto: Alejandro Córdoba

Es recomendable llevar al niño al odontólogo, porque si  no tiene espacio en las encías se puede detectar a tiempo para hacer la corrección.

Más consejos para cuidar los dientes de leche

1. Llevar al niño al odontólogo dos veces al año.

2. Mantener una buena alimentación.

3. Controlar el consumo de golosinas.

4. Validar el cepillado del niño.

5. Usar el cepillo correctamente.

Fuente: William Carrasco, odontopediatra. Ex Presidente de la Sociedad Venezolana de Odontopediatría. Twitter: @willywi2013 – Teléfono: 0414 2572284

Comentarios