La Fundación Bengoa, la Universidad Simón Bolívar, la Universidad Católica Andrés Bello y la Universidad Central de Venezuela se unieron para realizar una encuesta en 23 ciudades y caseríos de Venezuela, con la finalidad de  analizar cómo nos estamos alimentando en estos tiempos de crisis; fundalmente, para saber si estamos o no realizando una alimentación nutritiva.

“Se observó que en el país hay una dieta monótona y con densidad calórica, porque no está la presencia de frutas, carnes y hortalizas”, indicó la nutricionista Bethania Blanco en una entrevista para A Tu Salud.

Básicamente, la pasta y el arroz han sustituido el consumo de frutas y vegetales en el venezolano. Cuando se encuentran esos alimentos, de lo contrario, las harinas son las elegidas. Por esta razón, en la población con menos recursos está creciendo la obesidad.

Por otra parte, reseña Blanco, “hoy en día muchas madres no tienen el tiempo o el dinero para realizar una comida saludable en el hogar, ya que muchas veces se les van las horas en colas” que deben hacer para comprar los alimentos.

crisis-a-tu-salud-

Foto: Alejandro Córdoba

Lea también: Libro.Claves para una Alimentación Balanceada

Su recomendación principal es recurrir a la alimentación por sustitución, para lo cual se debe:

  • Buscar un mercado de verduras y frutas más económico.
  • Educarse en materia de nutrición (aprender a consumir hortalizas).
  • Comer huevo, ya que es una de las proteínas más económicas.
  • Eliminar las bebidas azucaradas.

Puedes escuchar la entrevista completa a continuación:

Más recomendaciones

Por su parte, el nutricionista deportivo Héctor Cruces, en un artículo para El Nacional, ofrece las siguientes sugerencias:

Al comprar:

Planifique el menú, compre con previsión.

Haga mercado luego de haber comido, nunca con hambre.

La lista de alimentos es de gran ayuda, evite salirse de ella.

En la despensa y nevera:

Aplique la ley del FIFO (first in, first out) “lo primero que entre, es lo primero que debe salir”.

En la cocina:

Las carnes aportan proteínas de buena calidad, pero son costosas y no siempre se tiene el dinero suficiente para comprarlas. Existen combinaciones de otros alimentos que brindan los mismos beneficios de la carne, como por ejemplo: cuando combinas un cereal (arroz) con un grano (caraotas).

alimentación-a-tu-salud-

Foto: Alejandro Córdoba

Lea también: La importancia de una alimentación balanceada

Todas los tipos de carnes (res, pollo, pescado), tienen un valor nutritivo similar, seleccione los de menor precio, quizás tenga mayor contenido de grasa, encárguese de retirarla previo a cocción.

En lugar de costosos condimentos, válgase de las bondades de la naturaleza, utilice cebollas, tomates, ajo, cilantro, pimentón, para aderezar obtendrá comidas con buen gusto, baratas y nutritivas.

Coma todos los días cualquier tipo de frutas, como postre, son sanas y digestivas, aproveche las ofertas en épocas de cosecha.

En cuanto a suplementos:

Sustituya suplementos comerciales por fórmulas caseras, o comidas sólidas dosificadas en función de tus objetivos.

La cafeína es una excelente opción cuando se usa como energizante.

El té verde actúa como un potente quemador de grasa natural.

 

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad