¿Qué pasa en nuestro organismo cuando reímos? La respuesta más conocida es la liberación de endorfinas que actúan como un calmante o relajante que ofrece una sensación de bienestar. También se habla de la articulación de cerca de 400 músculos del cuerpo que tienen un efecto de distensión, lo cierto es que la risa está siendo tomada muy en serio por científicos y diversos especialistas que vislumbran la influencia positiva que este acto humano otorga a la salud.

Sin embargo, esto no siempre fue así. Aunque la risa está siendo considerada como un medio alternativo de sanación, años atrás esta idea fue fuertemente criticada por profesionales ortodoxos que concebían la medicina como única herramienta para curar enfermos. Fue el doctor Hunter Doherty Adams, popularmente conocido como Patch Adams, quien introdujo el elemento compasivo a través del humor, sosteniendo que los enfermos deben dejar de ser “casos” para ser considerados personas, abogando así por una interacción más humana entre médico y paciente.

En los inicios de su carrera, el doctor fue desestimado, pero hoy en día alrededor del mundo existen centenares de fundaciones que, con una nariz roja como distintivo, se dedican a llevar sonrisas a centros hospitalarios para contribuir con la recuperación de los pacientes.

En Venezuela, se encuentra la asociación civil “Doctor Yaso, Payasos de Hospital” activa desde el año 2005, y que promueve la risa en salas de hospital, donde los voluntarios se involucran con niños y adolescentes hospitalizados y con sus familiares. El objetivo de esta organización es aliviar el sufrimiento y contribuir con la humanización de los centros hospitalarios.

Lea también: Beneficios de reír y sonreír

Mención aparte merecen los hospitales de Ottawa, en Canadá, donde brindan sesiones de risoterapia a los enfermos de cáncer y sida,  quienes han demostrado que  cuando están de buen ánimo son más resistentes a las patologías y responden mejor a los tratamientos médicos. Esto confirma que la risa fortalece el sistema inmunológico al incrementar anticuerpos como la inmunoglobulina A y los linfocitos T, que defienden al organismo de células virales y cancerígenas.

Actualmente, el doctor  Patch Adams continúa  defendiendo la tesis de que el ser humano enferma porque no ríe lo suficiente, por lo que valdría la pena preguntarse ¿qué relación existe entre el estado anímico y el bienestar físico? Para ofrecer luces sobre este tema entrevistamos a Carlos Guía, presidente de la Fundación Vida, Risa y Salud (Funvirisa), quien destacó la importancia de aprovechar los beneficios de la risa de manera preventiva para evitar el deterioro de salud, ya que al reír se producen endorfinas que disminuyen los niveles de adrenalina, catecolaminas y glucocorticoides, las hormonas responsables del estrés.

Para Guía, el estrés puede convertirse en un enemigo de la salud, al pasar los límites de la normalidad. En otras palabras, el estrés momentáneo puede ser un estímulo para superar obstáculos, pero si se  presenta de manera prolongada,  alcanza el nivel crónico y se convierte en lo que se denomina distrés que está asociado a la depresión y a etapas postraumáticas, además puede ser el detonante de enfermedades degenerativas físicas y neuronales, como la caída de dientes y Alzheimer, respectivamente.

Lea también: Doctor Yaso, una loable labor en pro de los niños hospitalizados

Aquí radica la importancia de mantener un buen estado anímico, pues el estrés y la depresión tienen el poder de bifurcarse en una enorme rama de afecciones, entre las que destacan el incremento del peso corporal y la dificultad de aprendizaje.

Así la risa pasa de ser trivial a un ingrediente importante del día a día, con el poder de mantener el cuerpo y la mente a salvo, a través de un estado de conciencia que reconcilia al ser humano con su alrededor y le recuerda que “hay vida antes de la muerte”.

“Este estado de conciencia se alcanza cuando comprendemos que somos seres emocionales y no meramente conductuales, cuando te despojas de las creencias, cuando aceptas que no sabes nada y te liberas de cargas que no son tuyas”, asevera Guía al tiempo que lamenta que la sociedad conciba la enfermedad como algo normal, por lo que sugiere “emancipar la salud por encima de la enfermedad. Tenemos que hacer algo por hacer del mundo un lugar más sano”, culminó.

Carlos Guía, presidente de la Fundación Vida, Risa y salud, autor del libro Detrás de la Risa. Twitter @Detrasdelarisa

Lea también: 7 razones por las que la risa mejora tu salud

Fuentes digitales: www.patchadams.org, www.doctoryaso.com.