La incidencia de la enfermedad de Parkinson y del parkinsonismo aumentó significativamente en 30 años, entre 1976 y 2005, según informaron los científicos de Mayo Clinic en un estudio publicado en JAMA Neurology.

Esta tendencia se observó particularmente entre los hombres de 70 o más años de edad.

El estudio muestra que los hombres de toda edad, por cada 10 años calendario, tenían un riesgo 17% mayor de desarrollar parkinsonismo y un riesgo 24% mayor de desarrollar la enfermedad de Parkinson. El estudio también reveló que en los hombres de 70 años o más había un aumento todavía mayor: un riesgo 24% más alto de desarrollar parkinsonismo y un riesgo 35% mayor de desarrollar la enfermedad de Parkinson por cada 10 años calendario.

Lea también: Parkinson: El rival que venció a Mohamed Ali

Con la aplicación del Proyecto Epidemiológico de Rochester, los científicos de Mayo Clinic lograron ver los expedientes médicos completos —desde el nacimiento hasta la muerte— de todas las personas del condado de Olmsted, Minnesota, diagnosticadas con al menos una de las enfermedades del parkinsonismo. Un especialista en trastornos del movimiento revisó los expedientes para confirmar el diagnóstico y clasificar los diferentes tipos de parkinsonismo, incluido el tipo más común que es la enfermedad de Parkinson.

 Ilustración de las neuronas

“Tenemos razones para creer que ésta es una tendencia real”, dice el Dr. Rodolfo Savica, autor principal del trabajo y neurólogo de Mayo Clinic. “La tendencia probablemente no sea producto de solo los cambios en la concienciación de las personas ni de los aplicados en la práctica médica con el transcurso del tiempo, pues existen pruebas que plantean la presencia de un aumento genuino en el riesgo para la enfermedad de Parkinson”, añade.

Los científicos apuntan hacia los cambios ambientales y en el estilo de vida como las posibles causas para el aumento.

El estudio se basó en casi mil pacientes afectados por el parkinsonismo y es el primero en considerar las tendencias de riesgo duraderas en 30 años. Además, aporta pruebas contrarias a dos estudios anteriores realizados en Estados Unidos y otro en Canadá que no revelaron ninguna tendencia, pero sobre todo se opone a tres estudios del Reino Unido que planteaban un posible descenso en la ocurrencia de la enfermedad de Parkinson con el transcurso del tiempo.

Lea también: Es difícil predecir velocidad de avance del Parkinson

El estudio de Mayo Clinic también reveló una posible incidencia mayor tanto en el parkinsonismo como en la enfermedad de Parkinson en ambos sexos, entre 1915 y 1924.

“Esta observación es importante debido a que las personas nacidas en una cierta década pueden haber estado expuestas a algunos factores ambientales y de otro tipo durante su vida intrauterina o poco después de nacer, hecho que aumenta su riesgo. Por ello, es preciso confirmar esta hipótesis”, explica el Dr. Savica.

Los científicos anotan que si la tendencia hacia tasas de incidencia crecientes es genuina y puede reproducirse en otras poblaciones, eso conllevaría grandes implicaciones para descubrir las causas de la enfermedad de Parkinson y para la salud pública.

Desde la perspectiva del estudio, la tendencia debe incitar a la realización de estudios para identificar los cambios ambientales y en el estilo de vida durante el tiempo de vida de los sujetos del estudio. Entre los factores ambientales y del estilo de vida pueden estar el tabaquismo, la aplicación de pesticidas, los traumatismos en la cabeza, el consumo de café y otros factores.

Si desea más información, visite http://www.mayoclinic.org/espanol/