Haz pensado alguna vez ¿si tu vagina igualmente puede sufrir cambios cuando dejas de practicar sexo durante un tiempo? Hay quien dice que la falta de sexo no sólo afecta a su estado de ánimo, sino que además puede afectar físicamente, y en concreto, a su zona más íntima. Pero de acuerdo con algunos expertos esta premisa no es del todo cierta.

Existe el mito de que aquellas mujeres que tienen una vida sexual activa tienen vaginas más flexibles y grandes; al contrario de aquellas cuya vida sexual es menos ajetreada, que se cree tienen vaginas pequeñas, pero según los expertos, esto no es necesariamente así.

Señalan los especialistas que los músculos de la vagina son elásticos, ellos se contraen y vuelven a su forma original después del acto sexual, por lo tanto, el que una mujer deje de tener sexo por un tiempo no tiene mucho que ver con el tamaño de su zona íntima.

Hay momentos cruciales en la vida de una mujer en los que sí se producen cambios en el tamaño de la vagina; por ejemplo, tras el parto se produce un pequeño cambio, aunque después de unos meses y ayuda de ejercicios de Kegel mejorará la musculatura de esta zona y volverá todo a la normalidad, sin importar la edad que se tenga.

Así que puedes estar tranquila que tu vagina no se va a cerrar.  Si durante tus relaciones sexuales sientes que tu vagina se estrecha, posiblemente se deba a que no estás excitada al máximo o porque no has dedicado suficiente tiempo a los preliminares.

También puedes consultar:

¿El pene puede quedar atrapado en la vagina?

6 cosas que puedes saber gracias a una citología vaginal

Mal olor vaginal: ¿Cómo evitarlo?

Fuente: Womens Health