Las mujeres embarazadas que consumen edulcorantes artificiales someten a sus hijos a un doble riesgo de tener sobrepeso. Los edulcorantes no sólo tienen una influencia en el perfil genético del bebé mientras crece, sino también en el aumento de peso y el riesgo de obesidad infantil luego del nacimiento, independientemente de su peso al nacer.

El edulcorante artificial, lejos de ser “dietético”, en realidad aumenta el riesgo de obesidad. Varios estudios han demostrado que los edulcorantes artificiales estimulan el apetito, aumentan los antojos de carbohidratos y estimulan el cuerpo para almacenar más grasa.

Lea también: Edulcorante artificial vs diabetes

En estudios anteriores, los investigadores relacionaron una mayor ganancia de peso durante el embarazo con un mayor riesgo de parir un bebé con sobrepeso. Sin embargo, un nuevo estudio llevó la alerta más allá, demostrando que el aumento de peso durante el embarazo está relacionado con el riesgo de obesidad de su hijo, incluso si nace en un peso normal.

Bebes 3

Lea también: Edulcorante enemigo silencioso

Pasos para prevenir la obesidad infantil

1. Eliminar los edulcorantes artificiales

Eliminar los alimentos y bebidas que contienen edulcorantes artificiales. Lea las etiquetas de los alimentos, aperitivos y bebidas que compra. Prestar atención a las mentas u otros dulces que pueden contener edulcorantes artificiales.

2. Beber agua

La hidratación es importante para su salud y la salud de su bebé. Cuando la persona está completamente hidratada su orina será de color amarillo claro y no tendrá ningún olor fuerte.

embarazo-a-tu salud

Lea también: Ingerir bebidas azucaradas en el embarazo causa sobrepeso en los bebés

3. Aumentar la Fibra

Uno de los beneficios de comer alimentos ricos en fibra es que puede reducir más fácilmente la cantidad de carbohidratos que consume. Además, comer una dieta rica en fibra puede ayudar a reducir el riesgo de estreñimiento durante el embarazo y mejorar el proceso digestivo. Trate de incluir aproximadamente de 40 a 50 gramos de fibra por cada 1.000 calorías que consume al día.

4. Reducir la concentración de fructosa

La fructosa es un azúcar que se encuentra en frutas y en muchos alimentos procesados y bebidas. Usted podría estar familiarizado con el término “jarabe de maíz alto en fructosa” (HFC) que se utiliza para endulzar algunos alimentos.

5. Hacer ejercicio

El ejercicio durante el embarazo es importante para su salud, tanto durante como después del nacimiento. El ejercicio también le ayudará a controlar su apetito y normalizar los niveles de insulina, lo que ayuda a controlar su peso.

6. Reacondicionar su cerebro

Una de las cosas importantes que puede hacer durante el embarazo es ayudar a reacondicionar su cerebro a los alimentos que necesita para mantener un embarazo saludable.

Fuente: BWN Argentina.