Colorear mandalas, o arte-terapia como se le conoce, es una nueva tendencia que cada día toma más espacio dentro de las actividades de coaching y PNL.

El mandala es una herramienta de pensamiento, pertenece a la tradición hinduista y, sobre todo, budista. Según nuestro colaborador Naren Herrero son diagramas geométricos simbólicos que representan a una deidad en particular, o como dice A. Daniélou en Dioses y mitos de la India: “energías básicas del mundo natural”.

Colorear mandalas tiene virtudes terapéuticas: puede ayudar a recobrar el equilibrio, el conocimiento de sí mismo, el sosiego y la calma interna, vinculando lo divino con lo humano en busca de lo espiritual.

mandalas collage 1

Lea más: Libros de colorear para adultos

De igual manera, esta terapia permite aumentar la creatividad,  despertar los sentidos, mejorar la concentración y conectar de manera armoniosa nuestro mundo interior con el exterior. Es un ejercicio práctico pero muy poderoso para relajarse, controlar los estados de ansiedad y encontrar paz en tiempos tormentosos.

Se conoce que los mandalas fueron utilizados por los sabios y sacerdotes en sus meditaciones, sanaciones. Dentro del área de la psicología, representan al ser humano, por lo que interactuar con ellos abre puertas y hace que brote tu sabiduría interior.

El arte-terapia es apto para todas las personas: niños, mujeres y hombres aunque crean que no sepan dibujar, ya que es muy sencillo colorear. Es muy fácil conseguir en internet mandalas listos para rellenar con tus colores favoritos.

mandala-power

Lea también: Beneficios de la Arteterapia en la salud mental

Disfruta de una actividad no solo relajante, sino tan poderosa que se convierte en una especie de meditación activa y que además te lleva a conectar con tu esencia. Dibujar mandalas te ayuda a expandir tu conciencia, a descubrir tu propia creatividad, a desarrollar la paciencia y también a escuchar tu intuición.

Además, esta terapia puede hacer que generes mayor confianza en ti misma, por lo que te relacionarás mejor con el mundo exterior.

No solo vencerás el estrés más fácilmente, sino que descubrirás una nueva y mejor realidad.