En Río 2016 diversos atletas, entre ellos el legendario Michael Phelps, han sido vistos con marcas de círculos rojos en su cuerpo. ¿La razón? Están utilizando la ventosaterapia, una forma de medicina alternativa que promueve la circulación sanguínea para disminuir una serie de trastornos médicos.

La ventosaterapia consiste en aplicar ventosas -vasos o esferas de vidrio- calientes sobre la piel, para crear succión e introducir calor en el organismo. Phelps parece estar “aplicándose” este tipo de terapia en un anuncio de TV para una famosa marca deportiva. En el spot el atleta hace gestos de dolor cuando se le coloca un vaso en llamas en la piel.

Aseguran quienes aplican esta técnica que promueve la circulación sanguínea para disminuir una serie de trastornos médicos como la hinchazón y el dolor.

Michael Phelps 1

Lea además: ¿Qué es la cuencoterapia?

Ventosaterapia: Conoce más

La se ha utilizado desde épocas remotas en China, Egipto y Medio Oriente. Puede realizarse de dos maneras: seca, valiéndose solamente de la succión; o mojada, que combina succión y sangrado controlado.

En la ventosaterapia, un acupunturista remoja una bola de algodón en alcohol y lo enciende dentro de una esfera de vidrio. Remueve la flama, y rápidamente coloca la esfera un la piel del paciente. Esto crea un vacío que succiona el tejido de la pie.

Mark Perido, un educador con la Asociación Internacional de Ventosaterapia, explicó a Men’sHealthLatam que “cuando la piel sella el aire caliente en el recipiente, el aire que está adentro empieza a enfriarse, lo que causa que la piel se contraiga”.

Foto Men'sHealth

Foto Men’sHealth

Lea también: Terapia ¿a golpes?

Los defensores de la ventosaterapia dicen que el estiramiento y la contracción de la piel hace que aumente el flujo sanguíneo, lo cual pone en marcha o reinicia un proceso de curación.  “El flujo de sangre es la manera natural del cuerpo para curarse”, aseguró a la publicación el  profesor de anestesiología y medicina de rehabilitación en el Hospital Monte Sinaí.

 

Eso es porque el proceso de la ventosaterapia extrae sangre de tus vasos sanguíneos hacia tu tejido. Tu cuerpo piensa que ha sido herido, por lo que comienza una respuesta inflamatoria, que moviliza anticuerpos en el área para tratar de curarla.

Esta milenaria técnica actualmente se utiliza para acelerar la recuperación atlética, además de para aliviar dolores en la espalda baja, fascitis plantar, y fibromialgia entre otros.

Para algunos médicos, la ventosaterapia simplemente funciona como un efecto placebo, tal como lo sugirió un estudio publicado en 2012, por la revista PLoS ONE.

Fuente: Tl13Men’sHealthLatam