El golf es un deporte realizado cada vez por más personas, ya que favorece el mantenerse en forma y tonificar los músculos, pese a ser de baja intensidad. Se necesita mucha paciencia, precisión, concentración, y supone un gran reto personal consigo mismo.

Este deporte se practica principalmente al aire libre, por lo que combina actividad física con relajación y naturaleza; sin embargo, también hay videojuegos y pequeños set para jugar en interiores.

En el golf no se debe tener prisa. Hay que dejarse llevar por el ritmo del propio juego. Cuando se realiza al aire libre, favorece además la salud emocional por los largos paseos sobre el césped. Durante un juego se consigue recorrer entre siete y diez kilómetros.

Golf

Lea también: Atletismo, deporte para la mente y el cuerpo

El golf es equivalente a un deporte aeróbico pero sin olvidar que igualmente se ejercita la fuerza explosiva. Ayuda a tener la musculatura de hombros, brazos y espalda en forma. El swing o movimiento que se realiza con el palo para golpear a la bola o para ensayar, es un gesto de fuerza en el que se trabaja la potencia y la precisión.

Al mismo tiempo, supone un ejercicio suave muy beneficioso para el sistema cardiovascular, permite regular la presión arterial y aparta el estrés.

Comenzar con un profesor siempre es muy recomendable porque así se evitan las posibles ‘posturas viciadas’. Conservar una postura correcta durante las 4 o 5 horas que puede llegar a durar un juego es básico para no sufrir lumbalgias posteriormente. Ejecutar estiramientos antes de iniciar a jugar, también es importante para tener más flexibilidad y evitar lesiones.

Fuente: nosotras