La fascia plantar no es más que el tejido grueso que se ubica en la planta del pie.

También puedes consultar: Descubre en qué consiste el BodyFlow

Este tejido conecta el calcáneo a los dedos y crea el arco del pie. Cuando este tejido se inflama se produce la llamada fascitis plantar.

También puedes consultar: ¡Anímate con la bailoterapia!

¿Qué causa la fascitis? 

La fascitis plantar ocurre cuando la banda gruesa de tejido se estira o se sobrecarga demasiado. Este malestar suele ser doloroso y dificulta el caminar.

Combate la fascitis 

El tibial posterior es el principal músculo de la bóveda plantar, cuando se encuentra débil o inhibido el arco plantar desciende y aparecen tensiones. Por esta razón, es necesario reforzarlo de forma específica, primero de forma localizada y después, involucrándolo en otros ejercicios.

También puedes consultar: Técnicas para mantener la motivación en el running

Estos ejercicios son:

Ejecución. Sobre un step inclinado, quédate en apoyo unipodal. En el plano inclinado, el pie tenderá hacia la pronación por la fuerza de la gravedad (rojo) y para evitarlo el tibial posterior deberá participar de forma mucho más activa evitando la pronación y elevando el arco plantar (verde).

 

Para reforzar el músculo, utiliza un tensor y aplicando una resistencia lateral al pie, realiza movimientos hacia el interior.

 

Antes de realizarlos sobre un plano inclinado comienza sobre una superficie plana, ten atención especial atención para evitar un valgo de rodilla y pronación del pie.

También puedes consultar: Qué no debes hacer al correr en la cinta

Recomendación 

Un tibial posterior fuerte podrá garantizar una mejor función estabilizadora y evitará en gran medida la sobrepronación del pie.

Si en tu impacto existe esta alteración, éste es un importante ejercicio que debes implantar en tus sesiones.

Fuente: Trailrun