Uno de los temas que inquietan a las embarazadas es la alimentación de su bebé, por la repercusión directa que trae para su salud y desarrollo. Mes a mes sus pechos crecen al prepararse para la lactancia materna, no obstante, las mujeres se preguntan si podrán amamantar y cómo será ese proceso.

La Organización Mundial de la Salud recomienda alimentar al bebé con leche materna de forma exclusiva y a libre demanda por su primeros seis meses, pudiéndose prolongar complementariamente junto a otros alimentos hasta los dos años de vida o más del infante.

Lea además: Madres de corazón

La leche materna es un alimento natural que tiene los nutrientes que necesita el bebé para crecer saludablemente, le protege e inmuniza ante enfermedades desde las primeras horas luego de su nacimiento, a través del calostro. Además, investigaciones en varios países aseguran que la lactancia materna puede influir positivamente en temas de inteligencia, desarrollo, prevención de la obesidad en los niños, entre otros aspectos de su salud.

Cuando hablamos de amamantar estamos haciendo referencia al vínculo madre-hijo que se establece en el proceso de la lactancia, favoreciendo esa relación que se está creando entre mamá y bebé.

Todo lo anterior ratifica esa necesidad de las madres de saber cómo van a alimentar a ese bebé con leche materna y por ende, si lograrán amamantar de forma exitosa. El mejor período para informarse sobre la lactancia materna es durante el embarazo y existen especialistas, tanto obstetras como pediatras que explican a las embarazadas cómo se pueden preparar para ese proceso antes del alumbramiento, así como grupos de apoyo que les pueden instruir y guiar.

Los grupos de apoyo generalmente están integrados por especialistas nutricionales o de otras áreas de la salud, junto con madres que ya han tenido la experiencia de la lactancia y se han formado en las prácticas adecuadas para realizarla, ofrecen también datos sobre la alimentación e hidratación correcta para las mamás que están amamantando así como la creación de un banco de leche materna en el hogar, bien útil para las madres que deben reincorporarse a su trabajo luego del período de reposo postnatal.

Lea además: Amamantar en cualquier momento y lugar

La lactancia materna siempre será una excelente opción para alimentar a nuestros bebés, es un proceso de adaptación del día a día; cuando se ofrece de forma exclusiva sí puede generar cansancio los primeros meses para las madres y algunas, asumen esos sacrificios como parte del aprendizaje de ese período de amamantar a sus hijos que dura tan poco tiempo, en comparación con lo rápido que van creciendo y los aportes positivos que les traerá ese tipo de alimentación.

Hay mujeres que no pueden lactar por razones médicas específicas, otras complementan su leche materna con fórmulas lácteas o simplemente deciden no amamantar y no deben ser juzgadas por esto, porque lo importante es alimentar con amor. Es por eso que se hace fundamental tener al alcance información para alimentar a nuestros hijos de forma saludable, para que cada mamá tome su decisión de forma segura, dentro de los parámetros de sus creencias y valores.

La alimentación de los niños debe estar monitoreada por el pediatra que evalúa el aumento de peso y talla, además del nutricionista que está para indicarnos cómo incluir alimentos dependiendo de la edad y los requerimientos calóricos necesarios para su crecimiento.

Ivory García