El dolor funciona como una especie de protección para el cuerpo, pues sirve de alerta a las personas cuando sufren algún tipo de daño o lesión.

Existen varias maneras de clasificarlo, dependiendo de los mecanismos que lo causen y su evolución.

La Dra. Ariadna Rodríguez nos explica que el dolor es considerado como un quinto signo vital, que permite evaluar a cualquier paciente.

También puedes consultar: Linfoma. Aprende más sobre este tipo de cáncer

El dolor puede dividirse en tres tipos. Según el mecanismo que lo produzca:

  • Nociceptivo. Se define como aquel que se produce por el estímulo de los receptores del mismo, llamados nociceptores; es decir, una lesión que produce daño al organismo activándolos y, posteriormente, estos envían la información hasta el sistema nervioso central donde es percibido como dolor.
  • Neuropático. Puede ser considerado como fisiológico, según Rodríguez. “Este es un medio de protección que tiene el cuerpo, sin dolor nociceptivo podríamos morir porque no nos daríamos cuenta cuándo nos hacemos daño, nos quemamos o nos fracturamos”.

Sin embargo, la especialista alerta que cuando este se vuelve crónico, se prolonga en el tiempo. Cuando esto sucede debe acudirse al médico para determinar la causa y administrar el tratamiento necesario.

  • Coexistente. Se produce por una disfunción o lesión del sistema nervioso sensorial, tanto periférico como central; lo que significa que las mismas vías nerviosas afectadas, de manera espontánea empiezan a mandar estímulos o información dolorosa de forma errática.

También puedes consultar: Probiótico modificado para tratar hipertensión pulmonar

El dolor desde otra perspectiva

Martín Ballarín, especialista en toxicología de España, también nos ayudó a despejar un poco el tema del dolor.

Nos explicó la importancia que tiene como quinto signo vital: «El dolor es el síntoma que más disminuye la calidad de vida de quien la sufre«, subrayó.

En este sentido, destacó que además de tomar en cuenta aspectos como la temperatura, frecuencia cardíaca y la presión arterial, se le debe preguntar al paciente cómo se siente en líneas generales.

Ballarín afirmó que este malestar es una señal de alerta «completamente medible», a través de una escala que va de cero a diez.

También puedes consultar: Láser Diodo: Una terapia para tratar obstrucciones nasales

Para saber más del tema no dejes de ver el siguiente video.

Fuente: Dra. Ariadna Rodríguez / Martín Ballarín, especialista en toxicología de España 

Comenta y se parte de nuestra comunidad