Si bien es cierto, la fibra se destaca dentro de los alimentos que debemos consumir diariamente como parte de nuestros hábitos alimentarios debido a sus potentes beneficios en nuestra salud, previniendo y mejorando los síntomas de patologías crónicas como enfermedades cardiovasculares, dislipidemias (exceso de colesterol en la sangre),  la actividad del sistema gastrointestinal y sus funciones, así como también la absorción y los niveles de glucosa en el torrente sanguíneo. Esta útil sustancia aumenta la saciedad producida al comer y por lo tanto favorece la pérdida de peso si se come en cantidades adecuadas.

No obstante, debemos recordar que la frase “nada en exceso es bueno” puede aplicarse en casi todo en la vida y el consumo exagerado de fibra no se escapa de ello.  El requerimiento diario de fibra corresponde a 300mgs/día y se ha demostrado que ingerir una cantidad mayor no repercute ofreciendo efectos beneficiosos al organismo y por el contrario, es posible que el aumento en el consumo de fibra pueda alterar la absorción de micronutrientes esenciales como el calcio, trayendo esto consecuencias importantes como el aumento del riesgo de sufrir osteoporosis que constituye una enfermedad que limita de manera importante la calidad y expectativa de vida de mujeres adultas principalmente.

Infografia_Fibra (1)

Lea también: Combate el estreñimiento con alimentos ricos en fibra

Adicionalmente, el consumo excesivo de fibra puede causar malestar gastrointestinal frecuente, debido a que su absorción y digestibilidad es limitada y puede ocasionar flatulencias y pesadez estomacal, alterando la dinámica diaria del ser humano y provocando momentos de incomodidad.

En algunas personas, sobre todo aquellas que comen en pocas cantidades,  el hecho de que la fibra enlentezca el vaciamiento gástrico, provocando una mayor saciedad al ingerirla, puede causar que se limite la ingesta de otros alimentos, causando disminución del consumo calórico requerido diariamente y provocando pérdida de peso.  Por otro lado, si se consume la fibra en grandes cantidades y en adición a consumo excesivo de otros alimentos altamente calóricos, es posible que se provoque un aumento de peso no deseado, ya que la fibra también es un alimento con un componente calórico importante.

Por lo tanto es importante tener en cuenta que la fibra es requerida en nuestro organismo, pero no la necesitamos en exceso.

Dra. Carola Vargas. Medicina Estética y Antienvejecimiento. Medicina Fotónica. Nutrición Clínica. Directora Médica de Antiaging Medical. Tlfs: (0212) 961.94.10 – (0212) 961.94.20. www.antiaging-medical.com. Twitter: @DraCarolaVargas