Por. Lislet Nunez

Antes de ser madres las mujeres solemos preocuparnos por nuestro cuerpo, vamos al gimnasio, estamos pendientes de los tratamientos estéticos, buscamos opciones de regímenes alimenticios para conseguir el peso ideal… no obstante luego de convertirnos en madres, especialmente durante el primer año del bebé, nuestros intereses cambian y nos volcamos por atender las necesidades de ese hijo o hija, adaptándonos al rol de la maternidad.

Si entendemos que nuestro cuerpo cambia en nueve meses de forma física, hormonal y estructural porque se está preparando para albergar a un nuevo ser humano, es importante también estar conscientes que el recuperar una figura parecida a la que teníamos antes del embarazo también demorará un tiempo, que varía dependiendo de varios factores y no es igual en todas las mujeres, algunos especialistas señalan que incluso ese proceso puede demorar hasta un año o más.

cuerpo-después-parir-a-tu-salud

El amamantar, dormir y lograr descansar los primeros meses luego del nacimiento del bebé cuando éste duerme, consumir una alimentación balanceada y preocuparnos por la hidratación, mantener la actividad física y volver a una rutina de entrenamiento cuando el obstetra lo autorice… son variables que pueden influir en la pérdida del peso que se ganó durante el período de la gestación y que éste se produzca más o menos lento.

Lea además: Ejercicios postparto: ¿Qué hacer y qué no?

Además, si aumentamos considerablemente nuestro peso durante el embarazo o ya teníamos un exceso antes de concebir, es factible que pueda ser más difícil volver a tener una figura como a la que estábamos acostumbradas antes de ser mamás.

Hago énfasis en recuperar una imagen parecida a la anterior, porque luego del embarazo nuestro cuerpo no vuelve a ser el mismo, esto no quiere decir que no podamos adelgazar o mantener una buena figura, a lo que deseo hacer referencia es a la idea que tenemos de vernos exactamente iguales, sin asimilar que se estiró nuestra piel y se produjeron importantes modificaciones en nuestro cuerpo.

cuerpo-post-parto-a-tu-salud

Lea también: Cómo reducir la flacidez post parto

Existes personalidades y los medios o redes sociales a veces se encargan de promocionar la fotos de madres que a los tres meses o menos de haber tenido a sus bebés vuelven a su peso o imagen anterior, lo cual junto a los comentarios de la pareja, familiares o personas allegadas se convierte en una presión adicional, que puede empujar a la mala toma de decisiones frente a la pérdida de peso y la imagen corporal de algunas mujeres que acaban de pasar por el embarazo.

Si al estar embarazadas muchas mujeres acuden al nutricionista para controlar la ingesta adecuada de alimentos y el aumento de las calorías necesarias para ellas y sus bebés, esa también es una excelente opción de acompañamiento para bajar de peso y seguir un plan nutricional saludable creado de forma personalizada.

La autoestima es parte fundamental de la salud mental y es necesario sentirnos cómodas con nuestra imagen, porque a su vez esto permite enfocarnos en las acciones para alcanzar las metas que soñamos en todos los ámbitos donde nos desarrollamos. Si sentimos que algo nos perturba con respecto a éste tema, también hay especialistas que pueden apoyarnos para poder recuperar nuestra confianza y bienestar.

Entonces, lo importante es tener presentes que la belleza de la mujer no se mide por su peso, se mide por lo que transmite y los carismas con los que asume su realidad y entorno, siendo la maternidad una de las más desafiantes y reconfortantes facetas que llevan a cabo con un extraordinario amor y entrega las mamás, donde sentirse bien consigo mismas es el primer gran paso.

 

Lislet Nunez

Comentarios